¡Clarketazo!

Cuando pensábamos que todo estaba dicho, el cantante Juan Gabriel vuelve a sorprendernos con una auto entrevista
Mauricio Clark
12/08/2014 - 16:00

Larga vida  al Divo de Juárez

Cuando pensábamos que todo estaba dicho, Juan Gabriel vuelve a sorprendernos con una auto entrevista, por demás ridícula.

Como reportero he sido testigo de  acontecimientos por demás bizarros  que se han quedado guardados en mi chilanga memoria; el vergonzoso enfrentamiento entre el guardaespaldas de Lucero y los representantes de los medios de comunicación, ver a La Tigresa saltar del paracaídas con los cachetes “papaloteándole”, entre otros eventos que me han dejado el ojo cuadrado, pero nada se compara con un video que tuve el agrado o el infortunio de ver hace unas horas.

El cantautor mexicano Juan Gabriel concedió una entrevista (de las que nunca brinda) a alguien que conoce de toda su vida: él mismo. Así como lo leyeron, se hizo una auto entrevista donde Alberto Aguilera (su nombre real) entrevista al personaje Juan Gabriel.  Lo inverosímil dentro de lo mejor de la comedia involuntaria, o bien, un sketch del programa La hora pico.

Las preguntas pasan de lo casual a lo personal dando santo y seña, y de su propia voz (literalmente y en ambas direcciones) que se encuentra mejor de salud, que tiene fechas para presentarse en México y en el extranjero, pero sobre todo que tiene muy buen sentido del humor (o eso queremos creer).

Este numerito se desarrolla en un escenario que bien podría ser de la película Las ficheras 4 donde Alberto Aguilera viste de manera tropical con un abanico jarocho en la mano mientras que Juan Gabriel luce un atuendo negro con un sombrerito que pareciera que pertenece al tío de Capulina.

La conversación entre los dos pasa de lo emotivo (si podemos llamarlo de alguna manera) a lo ridículo cuando se “corrige” a sí mismo que no sólo tiene una casa sino varias y que se encuentra más delgado, hecho que sonroja a Juan Gabriel y ambos se ríen de manera sospechosa; una escena por demás escabrosa.

El ego de todo artista es una sombra que camina tras de ellos a lo largo de  su vida, y al parecer muere el día en que llega el inevitable olvido. La auto entrevista que vi esta mañana (y que ya pueden encontrar fácilmente en YouTube) no es más que la prueba fehaciente del ego en su máxima potencia en el Divo de Juárez.

Para ser sinceros Juan Gabriel nunca nos ha dejado de sorprender con este tipo de actitudes, pero seamos sinceros, ¿no es una maravilla acompañar cualquier fiesta o borrachera con alguna de sus rolas?

Lo que es un hecho es que su grandeza y legado musical logran perdonar cualquier ocurrencia tan absurda como esta. No vale la pena enojarse, al contrario, le aplaudo este episodio tan cómico, tal y como le sigo agradeciendo aquella imborrable, majestuosa e involuntaria “bajada exprés” del escenario hace ya unos años.

Mucha vida para Juan Gabriel y mis mejores deseos para una pronta recuperación.

5, 4, 3, 2, ¡Clarketazo!

Sígueme en Twitter: @clarketo 

 

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK