ASESINOS SERIALES: La masacre de Pozzetto

Los horrores de la guerra nunca dejaron de atormentar a Campo Ricardo, un experimentado soldado que culminó sus días con una masacre
Ricardo Ham
12/06/2015 - 04:30
Poco a poco las balas fueron ocupando su lugar, cada una tenía una carga que iba más allá de la mera pólvora, el dolor, la venganza y la confusión saldrían disparadas detrás del plomo al jalar el gatillo, duros recuerdos de maltrato y rechazo las acompañarían también. Era difícil saber si serían suficientes, la ira era demasiada y el tiempo de planeación muy largo, como una película que se reproducía en su imaginación una y otra vez, más perfecta en cada ocasión. Los recuerdos de quien lo había visto todo se encimaban como queriendo salir, las últimas afiladas al cuchillo presagiaban el momento final, la hora de salir a arreglar cuentas había llegado, los culpables eran todos y nadie, los que pagarían las consecuencias serían quienes estuvieran en el lugar indicado en el momento menos deseado. Esa tarde, el prestigiado restaurante Pozzetto en Bogota, Colombia, viviría el peor ataque de un mass murder en dicho país sudamericano; Elías Delgado asesinaría a más de una docena de  personas más en una sola tarde.
 
Campo Elías Delgado Morales, nació en 1934, fue un brillante estudiante de medicina que decidió enlistarse como voluntario durante la guerra de Vietnam, ahí sirvió al gobierno estadounidense como ingeniero y boina verde, una vez terminada la guerra colaboró en misiones en El Salvador, Nicaragua y España. Tras dejar la milicia, Elías Delgado residió en Nueva York donde vivía gracias a su pensión del ejército norteamericano, sin embargo, tras un intento de robo, optó por regresar a Colombia para alejar de su cabeza esas imágenes de la guerra que lo marcaron de por vida.
 
En su regreso a Sudamérica, Delgado retomó sus estudios universitarios, a los compañeros  les sorprendía su puntualidad y obsesión con la limpieza, nadie sabía nada de su vida personal y quienes se acercaban sólo recibían un trato frío y distante por parte del ex combatiente.
 
Al dejar de recibir la pensión del gobierno yanqui, Elías optaría por ganarse la vida dando clases particulares de inglés. Pese a nunca tener problemas económicos, Campo Elías Delgado decidió regresar a casa de su madre, la señora Rita Morales de Delgado, con quien jamás tuvo una relación cercana. Dos enemigos viviendo bajo el mismo techo sería una buena manera de definir lo que pasaba en aquel departamento donde la masacre iniciaría.
 
La tarde del 3 de diciembre de 1986, tras regresar de su última clase, Elías Delgado discutiría fuertemente con su madre, el detonante de la pelea fue el dinero y el desenlace la muerte. Sin clemencia alguna Elías clavó el cuchillo en repetidas ocasiones en el cuerpo de Doña Rita, al parecer no fueron los suficientes los tremendos golpes que ya le había propinado, sino que se aseguró que la vida de su madre no regresara jamás al atormentado cuerpo.
 
Al día siguiente, Elías Delgado visitaría sorpresivamente a una de sus alumnas; Claudia Becerra y su madre serían las víctimas 2 y 3 de la masacre, a ambas las apuñaló e intentó violarlas, el cuerpo de Claudia recibió más de 20 heridas. Sin embargo, con suma frialdad, Elías volvió a su departamento, prendió fuego al cuerpo de su madre y luego dio la alarma para que los bomberos acudieran al edificio, no sin antes disparar a la cabeza de varios de los vecinos con quienes tenía problemas.
 
Caída la tarde, el restaurante Pozzetto recibiría a Elías, él daba la apariencia de ser un cliente tranquilo, tomó algunos tragos, obsequió al mesero una generosa propina y un ejemplar del libro del Dr Jekyll y Mr Hyde, luego inició el ataque que dejaría 14 cuerpos sin vida y 15 heridos, uno de los cadáveres era el de Elías Delgado, que cayó muerto por las balas de la policía colombiana.
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK