LA BANQUETERA: De pastor y cochinita ¡pásele!

Entre los puestos del barrio bravo existe un oasis en el que se pueden disfrutar unos deliciosos tacos con una receta muy especial
Paola Ascencio
10/07/2015 - 05:30
Cuando caminas entre el largo y colorido mercado de Tepito, los olores, los sonidos y las texturas que rodean el barrio terminan por abrir el apetito. 
 
Y entre el tumulto de la gente y la variedad de puestos de comida es difícil elegir un lugar para apaciguar el hambre. 
 
Pero como un oasis resplandeciente, debajo de lonas amarillas, entre ropa colgada y zapatos de diferentes tamaños, la “Taquería La Cochinita” atrae a la clientela con un aroma excepcional a carne, preparada con una receta familiar, que existe desde hace 34 años. 
 
Aquí la carne de cerdo es la especialidad. Con una forma diferente de preparar el pastor, una gloriosa cochinita que le es fiel al sabor de Yucatán y con un amplio comedor improvisado, en medio del mercado, destacan en el barrio.
 
El negocio lo comenzó Margarita Moreno Hernández, una mujer oaxaqueña, que siempre tuvo la inquietud de tener un puesto propio. Por eso, cuando decidió apoyar a su esposo con los gastos del hogar, Margarita convirtió un carrito de súper en su restaurante rápido familiar. 
 
La esquina de Matamoros y Tenochtitlán la adoptó con la carreta de metal que ofrecía carnitas de cerdo de sazón casero. El sabor gustó, pero no cautivó. Por eso, en un intento por vender un poco más, Margarita probó con un platillo yucateco que aprendió a cocinar años atrás.
 
De ahí, el cítrico sazón de una jugosa cochinita pibil —preparada con trompa, oreja y lomo de cerdo, con achiote, bañada en jugo de naranja agria y condimentada con hierbas de olor—, conquistó el corazón del Barrio Bravo.
 
Las carnitas quedaron atrás y el seco, pero suculento sabor de su platillo yucateco, hizo que creciera el lugar.
 
Y como en una taquería los de pastor no pueden faltar, Margarita no dudó en presentarlos como una nueva especialidad. 
 
Con un brillo de jugo natural de carne, que escurre del grueso tronco anaranjado, sus sustanciosos tacos no se sirven hasta que el tronco esté bien dorado.
 
Por eso, girando contra el fuego unos 40 minutos y desprendiendo un dulce y cítrico aroma, su carne al pastor —preparada con lomo de cerdo, marinada con achiote, zumo de naranja y de limón—, cambia del color anaranjado a un marrón tostado, y crea una capa crujiente y dura, que da una rica sensación cuando la muerdes. 
 
Puedes pedir los tradicionales tacos de cochinita de Margarita, servidos con cebolla morada de un sabor particular, casi idéntico a los que se sirven en el estado de Yucatán o una salsa de habanero que lleva en alto su popularidad por lo picosa que está. 
 
Pero si te gusta colmarte de sabor, puedes pedir una gigante torta de cochinita o de pastor.

(video cortesía YouTube)

 

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK