El Hijo del Santo 'se quita la máscara' con El Gráfico

El enmascarado de plata compartió momentos íntimos para nuestros lectores
07/09/2015 - 13:21

 

Durante más de tres décadas El Hijo del Santo ha portado una máscara icónica en la cultura mexicana. La capucha plateada, que tras el legado que su padre forjó, defiende con gallardía y respeto dentro y fuera de los encordados profesionales. 

Máscaras, campeonatos e infinidad de cabelleras llenan su baúl de triunfos y recuerdos en los costalazos, una carrera que no acepta reproches y en la que encara su etapa final con dignidad. 

Una lesión lo alejó varios meses de su pasión enmascarada, el pronóstico fatal si volvía a luchar lo puso contra la lona pero jamás se rindió. Entonces, se refugió en la pintura, también le regaló tardes a las letras, pero sobre todo, devolvió a su familia parte de los momentos que la lucha libre le arrebató a cambio de victorias sobre el enlonado. 

En este tiempo ha visto crecer el sueño de su heredero para continuar la historia del personaje de plata. Un joven que enfrenta al pancracio de manera distinta, por ahora, su prioridad está en otra parte, estudia y se prepara para atacar con fuerza el reto de ceñirse la tapa en un futuro. 

También tuvo un leve reencuentro con su amada lucha libre, de la que no es fácil despedirse. Sabe que el retiro está cercano, no lo rehuye y valora la oportunidad que tiene de irse sin los estragos que pudieran marcar su retiro. 

Antes, sin embargo, pisará de nuevo cuadriláteros mexicanos, una promesa que se hizo cuando la lesión le dio una tregua y que está decidido a cumplir: San Luis, Monterrey, Tijuana, el Distrito Federal, se despedirá en todas las plazas que lo vieron crecer. 

Se quiere ir con el orgullo intacto pero observa con nostalgia que la lucha que está cerca de abandonar no es la misma que heredó de su padre. Hoy, la rigidez y el trabajo serio son una utopía; abunda, en cambio, la improvisación y la falta de respeto a las bases que construyeron en el pasado a este deporte espectáculo.

Desde su trinchera da la batalla. Y desde El Gráfico comparte las historias que han cimentado una leyenda en la lucha libre que no tiene fecha de caducidad.  

 

 

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK