LA BANQUETERA

Un ex luchador profesional aprovechó sus giras para traer los secretos de la cocina oriental hasta la colonia Doctores
Paola Ascencio
06/03/2015 - 04:00
En este pequeño lugar, comer se vuelve una lucha. Pues desde hace 19 años, un famoso gladiador de los años 70 cambió las peleas en el ring, por las batallas en la cocina.
Ahora, con gigantes platillos de arroz, reta a sus contrincantes en las mesas de su puesto de metal. En la colonia Doctores,  los ‘Arroces Baby Face’ han pasado a formar parte de la familia de los grandes del cuadrilátero.
 
Fue en sus viajes a Japón, donde José Guadalupe Fuentes Ochoa —conocido como ‘Baby Face’ en el mundo de la lucha libre—, aprendió a cocinar un delicioso arroz al vapor. 
Con ayuda del maestro ‘Kuroneko’, este gladiador tomó más de 35 cursos, en su tiempo libre durante sus viajes. Sin pensar que en un futuro pondría un puesto de comida, José Guadalupe continuó con su aprendizaje en la cocina como parte de su crecimiento personal. 
 
Fue hasta el año 2000 que este luchador, con cara de bebé, dejó el cuadrilátero de forma permanente. Tras probar su suerte en un restaurante con otro luchador, ‘Baby Face’ optó por tomar una oportunidad que le propuso ‘Baby Richard’ para abrir su puesto de huaraches atrás de la Arena México. 
 
Pero a pesar del rico sabor de los huaraches, fue su arroz el que le dio una segunda oportunidad de fama.
 
“Yo me traía una vaporera chiquita para preparar mi arroz o el de algunos de los trabajadores. Un día, ‘Scorpio Jr.’ vio mi plato y me pidió que le preparara uno. Le dije que sí y desde ese día empezamos a venderlos”, asegura ‘Baby Face’.
 
En este pequeño puesto callejero, todo es especial. Desde el trato por parte de la esposa y familia de tan afamado peleador, como el rico sabor de sus gigantes platos de arroz. Mezclados  con distintos ingredientes, cada especialidad tiene un sazón diferente y  se puede elegir entre más de 30.
 
En estos platillos se conjunta la cocina japonesa con la tradicional cocina mexicana. Aquí, sus creaciones van desde un huarache natural con cebolla y queso, bien doradito y más largo que el plato donde se sirve, hasta una porción gigante de arroz al vapor con camarones, salmón, pescado, surimi y caldo de almejas. Todos con una porción generosa que alcanza hasta para dos personas. 
 
Pero entre sus grandes especialidades está el ‘Arroz a la Apestoso Especial’. Este magnate del cuadrilátero contiene arroz blanco, camarón fresco, surimi, carne, pollo, salchicha, nopales, pimiento morrón, ocho claras de huevo, y unos champiñones. Es tan grande que tiene que servirse en dos platos.
 
Siempre puedes acompañarlos con soya, salsa verde o la salsa ‘Cachonda’ de habanero, la oficial de la casa.
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK