¡Clarketazo!

Estos días no he podido presentarme en ‘Primero Noticias’ debido a que mi salud se ha visto mermada por algunos desajustes y fallas en el corazón
Mauricio Clark
05/05/2015 - 05:00

 

Es increíble cómo  la vida te puede  cambiar en un segundo

 

Han pasado poco más de 2 años desde mi último internamiento en una clínica de rehabilitación y según yo, todo había mejorado; cambié de hábitos alimenticios, ritmo de trabajo y poco a poco empecé a involucrarme cada vez más en las rutinas de gimnasio con entrenador personal y toda la cosa.

Todo iba bien hasta que, como buen adicto que soy, me clavé tanto en el deporte, que cada vez quería más y de manera rápida que mi cuerpo agarrara forma. Los comentarios entre amigos y personas conocidas eran frecuentes: “Que bien te ves”,  “bajaste mucho de peso”, por mencionar sólo algunos.

Hasta aquí todo se escucha bonito, pero detrás de esto había “magia”. La cantidad de polvos y pastillas que invertí en mi organismo fue estratosférica y todo por verme mejor y de esta forma seguir retroalimentando mi ego.

Las consecuencias hoy las estoy pagando. Una persona como yo, con antecedentes de preinfarto y consumo de sustancias nocivas para la salud, tiene recomendado no utilizar productos que aceleren el metabolismo y aquí entre nos, diariamente consumía unas 20 pastillas más los polvos de pre entrenamiento, de pura cafeína. Para que me entiendan, unas 35 tazas de café de un sólo trago. (Y esto sólo para el arranque).

Dejé de hacer ejercicio hace como dos meses y por ende, dejé de utilizar dichas sustancias. En las últimas semanas, no quiero decirles cómo me he sentido. Las taquicardias y el cansancio extremo se han apoderado de mi cuerpo. Esta semana me la he pasado con cardiólogos y médicos internistas analizando la forma de poder aminorar la lesión que tengo en el lado izquierdo del corazón.

Hagan de cuenta que me robaron 20 años de mi vida y estas dos semanas he tenido que apoyarme en el hombro de Iván, mi pareja, ya que muchas cosas tan sencillas de hacer en el día a día, ahora me resultan difíciles y con poca capacidad motriz como es llevarse un bocado a la boca.

¿Que cómo me siento? Esa es otra historia, lo que es un hecho es que me siento listo para enfrentar este problema de salud pase lo que tenga que pasar.

Cuiden lo que consuman, no hagan estupideces como yo por el simple hecho de lucir mejor y elevar al autoestima. Créanme, las consecuencias y el costo de la factura es muy elevado, al grado de estarme jugando la vida.

Les deseo una excelente semana.

5, 4, 3, 2...  ¡CLARKETAZO! 

 

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK