¡Clarketazo!

Los éxitos en televisión siempre son una buena opción para repetir en diferentes generaciones aunque no muy seguido con el rating deseado
Mauricio Clark
04/11/2014 - 05:00

 

El reciclaje en la televisión

Si de algo soy partidario es de reutilizar, reciclar y jamás desechar los objetos por completo (más que nada en la comida y en las papas fritas). Al parecer la misma filosofía han adoptado en la televisión los distintos canales que parecen servir el mismo platillo que tanto nos gustó, pero con más sal, es decir pocas veces logran igualar el mismo sabor.

Un dicho que me encanta es que “no hay creatividad sin creatividad”, es decir, que todo lo que se nos ocurre es algo que ya hemos visto, que hemos aprendido o que nos gustaría repetir, pero siempre poniéndole nuestra propia sazón. La cultura mexicana nos ha enseñado que hay sucesos exitosos que merecen la pena repetirse, pero hoy por hoy, a pesar que ha surtido efecto en cuanto a audiencias, es una fórmula que se comienza a desgastar y podría ser mejorada.

Un buen ejemplo sería Siempre en domingo que siendo el pionero de los programas dominicales musicales donde se dieron a conocer grandes artistas que ahora son consagrados, fue una fórmula que se repitió tanto y de tantas maneras que fue perdiendo fuerza y ahora el monstruo de la globalización terminó por enterrarla.

Los programas de concursos que tanto unían a la familia han sido (en su mayoría) reemplazados por reality shows que si bien se basan en concursar por una meta, la mecánica es la observación de los participantes mediante una lupa. Lo interesante del programa o del show termina siendo que tan rápido se desquician dentro de la casa, que tantas groserías pronuncian por minuto o en el peor de los casos,  cuántas bubis pueden mostrar dependiendo del país donde se transmita.

¡Qué tiempos aquellos cuando el grandísimo Paco Stanley reinaba las tardes de los mexicanos con programas musicales y de concursos! Siendo fanático de hueso colorado del señor Stanley, puedo decir orgulloso que fui formado por sus ocurrencias, su carisma y su talento que hoy en día, se extraña a todas horas en pantalla.

Aunque soy de estómago multi-región, habrá platillos que jamás me cansaré de comer, como algunas novelas clásicas que han sido parteaguas de nuestra cultura en general; un ejemplo excelente sería ver de nuevo la legendaria Cuna de lobos, o bien, un programa infantil como TVO.

Esperaré atento ese día en que la televisión revolucione con contenidos nuevos, programas novedosos y telenovelas con temáticas arriesgadas que pongan a prueba mi  mente ácida, mientras tanto seguiré reciclando mis papas, mis chicharrones y mis garnachas que no se cansan de hacerme compañía todas las tardes frente a nuestra amiga de siempre: la televisión.

¿Qué opinas de esto? Espero tus comentarios en mi cuenta oficial de twitter:  @clarketo

5,4,3,2 ¡Clarketazo!

 

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK