ASESINOS SERIALES: La bestia de los manglares

El colombiano gustaba de asesinar niñas y jovencitas y guardaba sus ropas ensangrentadas en una maleta
Ricardo Ham
04/09/2015 - 05:30

El lento andar y sucia vestimenta lo hacían ser ignorado por la gente, su apariencia dura, piel rasposa y voz quebrada, despertaban en las personas un sentimiento de pena y lástima que impulsaba a algunos a ofrecerle un poco de ayuda. 

Las interminables tardes y largos caminos eran cosa cotidiana en su vida, ocasionalmente alguna gentil jovencita le acompañaba unos pasos para brindarle un poco de ingenua ayuda; sus pesados pies se detenían constantemente, como si quisieran encontrar el camino correcto hacia el descanso prometido. 

Las viejas y arrugadas manos sostenían con fortaleza una escabrosa maleta; a pesar de las pausas en su andar, la petaca jamás tocaba el piso, como si soltarla un segundo pudiera traer consecuencias terribles para su portador. De pronto, una juiciosa mirada lo acompañó un par de calles, lo detuvo y exigió ver el interior del sospechoso bulto, sin decir una sola palabra abrió su equipaje. Ropa ensangrentada salió como si un resorte la impulsara, una gran cantidad de prendas desgarradas, fétidas y manchadas con sangre seca pusieron al descubierto el modus operandi de  Daniel Camargo Barbosa, ‘La Bestia de los Manglares’, único responsable de la muerte de más de medio centenar de jovencitas colombianas.

Comúnmente cuando se habla sobre criminales colombianos, suele aparecer la imagen de grandes personajes del narcotráfico que hundieron al país sudamericano  en una ola de sangre;  aunque son pocos los casos de asesinos seriales actuando en el país cafetalero, sus nombres nos estremecen ante la enorme cantidad de víctimas que se les atribuyen, tal es el caso de Daniel Camargo, La Bestia de los Manglares, que se ubica dentro de los primeros sitios entre los serial killers latinoamericanos, con 71 muertes en su lista.

Tras ser capturado, Camargo logró escapar en lancha de la Isla Penitenciaria de Gorgona, evadió una condena de 25 años impuesta por la violación y asesinato de una niña de nueve años y de varias jovencitas a quienes su esposa contactaba y él narcotizaba para atacarlas sexualmente.

El criminal huyó a Ecuador, todo parecía favorecerle, pues allá no existía un pasado del cual correr ni una identidad a la que las autoridades persiguieran.

Pero lejos de iniciar una nueva vida, Camargo reinició su larga cadena de homicidios, las edades de las víctimas no cambiaron, continuó con su preferencia mortal de niñas de 10 años y jovencitas vírgenes que pudiera engañar con la vieja historia de ser un pastor evangélico extraviado en la ciudad.

El miedo se adueñó de todo el país, las semanas pasaban y no había pistas del asesino en serie, hasta que una revisión rutinaria dejó al descubierto la cadena de crímenes que Camargo había cometido.

Sin embargo, los jueces ecuatorianos solo dieron una condena de 16 años, una auténtica burla para los familiares de las víctimas que encontraron en la ley del talión la única forma de hacer justicia. Daniel Camargo fue asesinado en prisión el 13 de noviembre de 1994 en manos de un primo de las niñas asesinadas.

La Bestia de los Manglares fue ultimada de numerosas puñaladas que casi le desprendieron la cabeza. Como trofeo, el verdugo le cercenó una oreja que aún conserva. 

 

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK