ASESINOS SERIALES

El alcoholismo de Richard provocó que perdiera el control una noche en la que acabó con la vida de ocho enfermeras
Ricardo Ham
04/04/2015 - 22:09

Richard pronto terminó de beber hasta la última gota de alcohol barato, pero no fue suficiente para calmar la sed que la droga propició horas antes. Con muy poco equilibrio caminó sobre la banqueta dando tumbos, sosteniéndose de lo que podía para evitar caer de nuevo. Sin dinero en los bolsillos no había esperanzas para seguir bebiendo, a menos que como ya lo había hecho antes, robara algunas monedas para comprar alcohol, cada vez más barato.

Sus torpes pasos lo llevaron al edificio más próximo, el azar eligió el departamento. Armado con un cuchillo y un revólver, Richard obligó a las 9 estudiantes que ahí residían a entregarle sus pertenencias, pero no fue suficiente, la voz en su cabeza le aconsejó ir por más, el alcohol en sus venas le impidió detenerse, esa noche, Richard Speck pasó de ser un simple borracho de banqueta a convertirse en un furioso asesino que acabó con la vida de 8 estudiantes.

POR el alcohol.A pesar de que Richard Speck no presenta las características criminológicas de un asesino en serie, su caso pasó a la historia por la brutalidad de su único ataque homicida. A finales de los años sesenta Speck ya contaba con un largo historial de problemas ocasionados por sus continuas borracheras; entre peleas y escándalos públicos pasaban los días de Richard, las golpizas eran su pan de cada día y se sumaban a su matrimonio fallido y el fracaso en varios empleos de los que fue despedido.En una de tantas noches de juerga, Richard se escabulló al interior de un departamento de estudiantes de enfermería con la simple idea de conseguir unas monedas, pero la inercia violenta con la que entró se convirtió en saña al estrangular y acuchillar a 8 de las 9 jovencitas de origen filipino.

Tras la irrupción, eligió a una de ellas para atacarla sexualmente y decidió acabar con la vida de todas para evitar que pudieran identificarlo y atrestiguar sobre lo ocurrido.

Sin embargo, el ataque de Richard Speck falló, una de las estudiantes logró ocultarse debajo de una cama, desde ahí escuchó todo y logró memorizar un tatuaje con la leyenda “Nacido para traer el infierno”. La cacería no duró mucho, pues el homicida acudió al hospital por una herida en el codo, lo que permitió su identificación y arresto.

Richard Speck fue juzgado y declarado culpable en 1967, fue trasladado a la prisión de Stateville, Crest Hill, Illinios, la pena de muerte fue canjeada por 400 años en prisión donde se caracterizó por ser el reo más violento, a pesar de tener la posibilidad de alegar su libertad, nunca se interesó en esa alternativa.

DECADENCIA. Años más tarde, Richard apareció en un video semi porno filmado al interior de la cárcel, en él se puede observar a un viejo Speck inhalando cocaína y sosteniendo relaciones sexuales con uno de los internos, Richard mostraba senos muy crecidos, seguramente por inyectarse hormonas femeninas, durante la grabación señalaba que estaba feliz al vivir de esa manera en prisión, en la cual estuvo hasta su muerte el 5 de diciembre de 1991, justo un día antes a cumplir 50 años.

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK