¡Clarketazo!

Ser hijo de una estrella famosa te puede llevar a grandes lugares y poseer buenos genes, pero pocas veces se hereda la educación y el conocimiento de la "chamba"
Redacción
03/06/2014 - 05:00

HIJO DE TIGRE... CASI PINTITO

MAURICIO CLARK

 

El ser hijo de una estrella famosa te puede llevar a grandes lugares y poseer muy buenos genes, pero pocas veces se hereda la educación y el conocimiento de la chamba.

La comida es uno de los mejores inventos del ser humano y comer el placer que más disfruto (bueno, el segundo que más disfruto). Es precisamente cocinando algo que me surgen ideas o me pongo a reflexionar sobre temas de todo tipo. Muy de mañana este domingo me dispuse a preparar unos deliciosos hot cakes. El primero en salir (contrario a lo que siempre me pasa) fue el mejor, en tamaño, aroma y color inigualable. Mis aires de cocinero internacional comenzaron a brotar, cuando de repente, el segundo hot cake salió más batido, amargo y crudo que un papá de quinceañera después del bailongo.  ¿Por qué a pesar de  provenir de la misma mezcla, no todos los hot cakes salen igual de ricos? Para su  servilleta esto sigue siendo un misterio, pero me llevó a pensar lo mismo en el mundo del espectáculo: ¿Por qué a pesar de ser hijos de grandes estrellas, algunas celebridades no salen igual que los papás?

Es bien sabido que la relación con la prensa no es sencilla para las estrellas,  pero lo que pocos conocen es que somos un engrane gigante: funcionamos solamente si ambos (prensa y artista) estamos en la misma rueda. He tenido el orgullo de entrevistar y tener relación de amistad con varias personalidades que han sabido heredar a sus hijos no sólo el gusto por el espectáculo, sino el conocimiento de darle su lugar a la prensa y funcionar en conjunto con nosotros. Tal es el caso de la hermosa  Angélica María, que con toda su experiencia y amabilidad lo supo transmitir a su hija Angélica Vale, una gran amiga y una pieza fundamental para la prensa que sabe llevar bien la relación en ambos lados. Julio Iglesias heredó y enseñó de gran manera la sencillez y el carácter inigualable a su hijo Enrique Iglesias  y es hoy un placer siempre poder entrevistarlo o tener algún acercamiento a él de nuestra parte.

Lamentablemente no sucede esto con todos y no es ley que pase así. Existen casos donde  personalidades no han sabido ser el engrane ideal con la prensa o,  peor, asumen que pueden llevar una carrera exitosa prescindiendo de nosotros.

Una gran sorpresa que recientemente me llevé fue entrevistar al  Potrillo.  Vicente Fernández,  su padre, ha sido siempre uno de los más amables, atentos y conocedores del secreto de llevar una relación con la prensa que lo ha sabido posicionar como uno de los consentidos de todos los medios. Durante muchos años ha sabido ganarse a la prensa, pero no había sido así con su hijo Alejandro Fernández.  Sin ser el más grosero ni el más escurridizo, nos dejaba claro que su trato con la prensa era meramente un trámite (cuando este se llegaba a dar). Le costó mucho entender el por qué de la relación de su padre con nosotros y a base de varios años con tropiezos y huidas de nosotros, hace unos días tuve la oportunidad de sentarme con él y disfrutar de una plática amena, sencilla y carismática, probablemente como siempre la quisimos tener con El Potrillo.

Entendemos que el ser hijo de una gran estrella no es siempre crecer con todo a favor, pero Alejandro Fernández  me demostró que nunca es tarde para cambiar, que crecer también te da madurez y sobre todo, que hoy por hoy le auguramos una carrera por muchos más años tan sólida como la ha sabido forjar. 

Grandes cualidades que no se heredan, me queda claro que también se pueden aprender y es por eso que esperamos que los hijos pequeños de las estrellas de ahora, crezcan y si se quieren dedicar a lo mismo, aprendan a temprana edad a que vivimos en un ecosistema enorme donde si nos ayudamos mutuamente podemos vivir y crecer de manera adecuada y exitosa.

Hoy, por ejemplo, aprendí que así como todos tenemos un lugar y un papel por desempeñar, el de cocinero no es el mío (a menos que quieran probar hot cakes con sabor a engrudo).

4,3,2,1 Clarketazo! 

Twitter @clarketo    

 

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK