¡Clarketazo!

Dicen que “todo lo que sube tiene que bajar” o bien, “todo por servir se acaba” y justo eso le está pasando a Luis Miguel
Mauricio Clark
03/02/2015 - 05:00

SE APAGA  EL SOL

¿Dónde quedó  la brillante carrera del cantante? No tengo idea, pero lo que es un hecho es que la soberbia está acabando con la trayectoria del intérprete de La Bikina.

¿Por qué me atrevo a decir esto? Porque personal que trabaja con el artista me ha comentado que El Sol anda insoportable y que no deja que nada ni nadie lo ayude a tomar cartas en cada proyecto y concierto que realiza. Es decir, es tanto su ego, que Luismi se encarga de cada detalle del ‘show’ que presenta actualmente en el Auditorio Nacional y no permite que su equipo ‘meta mano’ o aporte alguna idea para los ‘shows’ que ‘monta’ o bien, los arreglos a las canciones que presenta.

Cada que pasa esto con cualquier artista de cualquier parte del mundo, es inevitable que su carrera venga a pique. Hagamos memoria y recordemos que el mejor momento, los mejores discos y conciertos de El Sol fueron cuando se dejaba guiar; cuando contaba con un director musical, un director de escena, un productor y una compañía que lo representara.

Desde que él decidió ser juez y parte de su carrera, el resultado de su trabajo se ha visto bastante deteriorado; la calidad de sus discos deja mucho que desear y sobre sus presentaciones, muchos sabemos y hemos comprobado que son notablemente pobres en producción y originalidad, siendo estas siempre iguales y aburridas.

Sobre su estado de salud es evidente que no se encuentra estable y su misma gente, con la que tuve oportunidad de platicar, me asegura que los excesos lo tienen cegado y lejos de ser lo que alguna vez fue.

La soberbia de la que hablo le ha sucedido a muchos artistas de renombre internacional.  Tal es el caso de la reina del pop, Madonna, y las porquerías de sus últimos discos y decisiones mediáticas que ha realizado en años recientes.

Lo mismo con un mexicano como Adal Ramones, quien cuando decidió ser productor, director, guionista y representante de su propia carrera, los resultados fueron por demás evidentes, perdiendo el programa estelar nocturno de Televisa y sobre todo, su credibilidad apareciendo hasta en la sopa. Menos mal que tuvo la humildad para aceptar su error y por fin escuchar consejos, retomando su carrera de nuevo poco a poco.

Señoras y señores, lo mejor para jugar este mundo loco de la artisteada, es como todo en la vida; teniendo un ‘director técnico’, que sepa ‘coachear’ y ayudar a tomar decisiones a su ‘jugador’. Que tenga las agallas, conocimientos y los pies bien plantados al suelo para encaminar, ayudar y aconsejar a su pupilo.

Ojalá que Luis Miguel tenga el valor suficiente para aceptar que las decisiones que ha tomado en los últimos años solo lo están llevando al ocaso y nosotros, quienes alguna vez fuimos sus ‘fans’, vemos y somos testigos que la luz con la que alguna vez brilló, está siendo opacado por su propia sombra, apagándolo lentamente y antes de tiempo.

5, 4, 3, 2... ¡CLARKETAZO!

 

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK