MUJER G: El arrimón, una parafilia

Muchas mujeres hemos experimentado esta agresión, la cual realizan personas que tienen una desviación sexual
Redacción
02/09/2015 - 04:00
Si algo odiamos las mujeres del transporte público es que nos ‘manoseen’ cuando viajamos en él, ya que percibimos una sensación de abuso y vulnerabilidad.
 
Esta conducta es una parafilia sexual que muchos hombres (y también  algunas mujeres) presentan y se le denomina ‘froteurismo’, que significa rozar; es considerada una desviación sexual donde la persona que lo hace se excita frotando sus genitales en el cuerpo de desconocidos  sin su consentimiento.
 
Este tipo de personas llegan a ‘manosear’ como ‘no queriendo’ a sus víctimas, pues no se conforman con ‘embarrarles’ el pene.
 
Aunque varios sexólogos indican que el froteurismo es más propio de adolescentes o, como mucho, de veinteañeros, la realidad demuestra que señores de avanzada edad aprovechan las aglomeraciones en  calles y plazas públicas para acercarse a las mujeres y rozarlas.
 
Estos adultos no son, por regla general, selectivos, y se frotan contra lo que se les pone en frente. De hecho, en muchos de los casos les da igual que sean hombres, mujeres o niños, aunque sienten debilidad por las adolescentes ‘de buen ver’.
 
El lugar  preferido para el froteurismo es el transporte público que parece ‘latas de sardinas’. 
incomodidad. Lamentablemente, esta conducta se ha llegado a convertir en una costumbre tan extendida que se han tenido que habilitar espacios “exclusivos para mujeres” en transportes como el Metro, Metrobús y RTP.
 
Y aunque muchos piensen que se trata de una medida exagerada, los datos señalan que dos tercios de las usuarias del Metro de la Ciudad de México, de entre 20 y 30 años, aseguraron haber sido molestadas por algún mañoso en los vagones mixtos, lo que propiciaba una situación  muy incómoda.
 
Y es que las frecuentes paradas de estos medios de transporte facilitan el escape del ‘froteurista’ en el caso de que la víctima proteste. O también puede ocurrir  que los ‘arrimones’ continúen por temor al ridículo.
 
CARACTERÍSTICAS. La mayoría las personas que practican el frouterismo comparten algunos rasgos:
 
Se trata de hombres tímidos y con problemas para relacionarse con personas del otro sexo.
 
Su edad está entre los 15 y 20 años. Además, algunos de estos individuos sólo consiguen excitarse practicando froteurismo. Otros son capaces de tener relaciones normales y suelen tener una pareja, pero a veces practican esta conducta.
 
Unos más sólo rozan un poco a su víctima para excitarse y eyaculan en sus casas recordado lo que hicieron; o bien, hay unos más insistentes y no sueltan a su víctima hasta que llegan al orgasmo, que suele ser rápido por las circunstancias.
 
Hay quienes hasta eligen mujeres de unas determinadas características e, incluso, algunos las prefieren acompañadas que solas.
 
También están aquellos para quienes lo importante es frotarse contra un ser humano vivo y les da igual la edad, el aspecto físico o el sexo de su víctima.
 
Desde el inicio del siglo pasado está documentado que 61% de los froteuristas también es exhibicionista; más de 30% admitía actos voyeuristas y 22% admitió haber violado a una mujer.
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK