LA BANQUETERA

Un local de la colonia Guerrero alberga la tradición de unas deliciosas milanesas por los que los clientes hacen filas de hasta más de media hora.
Paola Ascencio
01/08/2014 - 03:30
Parada en una de las esquinas de la colonia Guerrero con sólo un anafre, un banquito y vendiendo sus ricos tamales, el buen sazón de doña Mercedes Barajas le dio la oportunidad de levantar este peculiar local. Y es que desde 1967 se ofrecen a miles de personas una gran variedad de platillos gigantes.
 
Este pequeño restaurante lleva por nombre “Tamales Teresita”. Y aunque en un principio sólo se servían estos platillos mexicanos envueltos en hoja de choclo, la demanda por parte de la gente que los visitaba, llevó a la familia Barajas a preparar otros guisos diferentes.
 
Con una fichita en la mano, los comensales esperan de 30 a 40 minutos para poder entrar y disfrutar de las ricas milanesas colosales que se ofrecen en el lugar, pues en un buen día llegan hasta 400 personas. 
 
Aquí se  ofrece comida para todo tipo de gustos,  tanto así, que algunos de sus platillos más originales han surgido por antojos de algunos de sus clientes, quienes  han dejado huella en su menú. Su fuerte son los antojitos, que aunque no son los típicos mexicanos, brindan una exquisita lista de opciones para todos sus comensales.  
 
Puedes disfrutar de unos ricos chilaquiles con salsita verde, unos tamales doraditos con queso derretido encima y un toque de crema para darles más sabor, o unos deliciosos huevos al gusto. Pero lo más pedido son las sabrosas milanesas gigantes que podrían compararse con el tamaño de dos manos juntas con los dedos extendidos; tan grandes que se salen del plato.
 
Estas milanesas, fuera de lo común, se acompañan con papas a la francesa, frijoles refritos y ensalada de lechuga. “Orejas de Elefante” es como les llaman. El apodo de un viejo cliente de la CFE fue quien les dio tan afamado nombre, pues sus compañeros afirmaban que el parecido entre el  platillo y el hombre, quien padecía una enfermedad, era indudable.
 
La especialidad de la casa es la “Oreja de elefante súper Teresita”, que además de acompañarse con lo ya  mencionado, se le añade plátano macho, chilaquiles, jamón y queso gratinado. Además se sirve todos los días siempre cuidando la misma sazón que Doña Meche les ponía.
 
 “Es el más completo porque de sabor todos son riquísimos”, asegura Samuel Barajas, nieto de Doña Meche y dueño actual de “Tamales Teresita”.
 
Y para aquellos de estómago grande, los sábados puedes acompañar tu rica “Oreja de Elefante” con una suculenta “Pancita”, también de la receta de la abuela.
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK