DEPORTE INTERNACIONAL

Deportistas nacidos para perder

Hay equipos que por maldiciones, malas rachas o profecías malignas tienen mucho tiempo sin ganar un torneo o nunca se han llevado una competencia
Antonio Esquivel Bernal
28/04/2016 - 11:33

Hay equipos que han caído en rachas muy largas, que a pesar de los años no han podido romperlas, por lo que ya se consideran una maldición.

La primera se dio en la temporada de 1945, en el cuarto partido de la Serie Mundial entre Chicago y los Tigres, que los Cachorros ganaban 2-1 y la casa de los Cubs estaba abarrotada.

Entonces al estadio llegó  Billy Sianis, inmigrante griego que tenía como amuleto una cabra de nombre Murphy.

El comerciante tenía a su animalito y ese día le pagó su boleto para asistir al parque, pero el gusto le duró muy poco pues debido al olor a establo que ambos tenían, ocasionó molestia en la afición de los Cachorros.

Esa situación ocasionó que el dueño de los Cachorros, Philp Wrigley, obligara a Sianis a salir con su cabra, pero antes de irse le gritó: “¡Los Cubs nunca más ganarán las Serie Mundial hasta que no se le permita la entrada a la cabra al Wrigley Field!”. Ese año los Tigres le dieron la vuelta a la serie y se coronaron.

Hoy han pasado 70 años y no han vuelto a coronarse en la MLB. Para acabar con la maldición, los hijos de Sianis intentaron llevar a descendientes de la cabra con todo y alfombra roja, pero ni así han roto la malaria. 

El año pasado fue la temporada 2015, sí, la misma que Marty McFly, personaje que interpretó Michael J. Fox, predijo en 1984 que Chicago sería campeón y ni él pudo con Murphy, ya que pese a que los Cubs estuvieron en finales, no ganaron el Clásico de Otoño.

CALLAN AL LEÓN. Bobby Layne fue uno de los quarterbacks más exitosos de los Leones de Detroit. Con él ganaron tres campeonatos de la NFL, antes de los Súper Tazones.
En 1958, los dueños de los melenudos decidieron mandarlo a los Acereros de Pittsburgh. Dolido por esa decisión, el mariscal de campo maldijo a su ex equipo y predijo que Detroit no ganaría un título en 50 años.

Para la temporada de 2008, en la cual sería el año que rompería esa maldición, irónicamente fue en la que su récord terminó con 16 derrotas sin victoria y ni el mismísimo Barry Sanders los pudo llevar al Súper Tazón. Ahora, 58 años más tarde, siguen sin ganar un título de la NFL y así como van va para largo.

En la NFl hay una racha que no se ha podido romper: Los Cafés de Cleveland derrotaron 27-0 en la temporada 1964 a los Potros de Baltimore y parece que haber apaleado a lo jamelgos fue una maldición para todos los equipos de la ciudad.

Desde aquella temporada, ni los Cafés de la NFL, los Indios de las Grandes Ligas ni los Cavaliers de la NBA han logrado ganar un Súper Tazón, Serie Mundial o galllardette.

NO QUIERE ENTRAR. El  austro-húngaro Bela Guttman fue entrenador del Benfica entre 1959 y 1962, en donde logró un bicampeonato.

Todo parecía indicar que encabezaría una dinastía llena de títulos para las Águilas, pero al pedir un aumento de sueldo los dirigentes se lo negaron, por lo que se enojó mucho y les gritó en sus oficinas que “en cien años el Benfica no será campeón sin mí en alguna copa europea” y se retiró.

Han pasado 54 años, en las que han perdido cinco finales en la Champions y tres Copas de Europa. Ahora con Raúl Jiménez lucha por romper esa racha.

GANA, PERO PIERDE. Siempre el equipo europeo que queda en tercer sitio en un Mundial nunca gana la Euro el siguiente año.

Esto comenzó en 1982, cuando Polonia terminó en ese sitio en España 82, no calificó a la Euro de Francia 84. Los propios galos culminaron terceros en México 86 y tampoco ganaron boleto a Alemania Federal 88.

Italia fue tercera en su Mundial y no calificó a Suecia 92, mientras los suecos repitieron la historia en Estados Unidos 94 y no llegó a Inglaterra 1996.

Además, Croacia, tercer lugar en Francia 98, no disputó la Euro del 2000 en Bélgica y Holanda. Turquía, tercer lugar en Corea y Japón 2002, no fue a la de Portugal en 2004. Ahora fue Holanda, tercer lugar en Brasil 2014 y no jugará en Francia 2016.

Una competencia que también tiene su maldición es la Copa Confederaciones. El equipo que gana este torneo se echa la soga al cuello, pues de manera casi automática no se llevan la gloria en el siguiente Mundial.

Desde 1992 (creación de la copa) empezó la malaria. Argentina salió campeón en Arabia y en el 94 el título fue para Brasil. En 95 y 97 Dinamarca y Brasil también ganaron en Asia y en 1998, Francia se llevó su Mundial al vencer a Brasil.

Para el 99 y 2001, México y Francia levantaron la Copa y en Corea-Japón, Brasil se llevó el título en 2002.  Francia en 2003 y Brasil en 2005 lograron la Confederaciones, pero en 2006 Italia obtuvo el Mundial en Alemania.

El cuadro carioca logró los trofeos de 2009 en Sudáfrica y 2013 en su casa, pero el Mundial de 2014 lo ganó Alemania ante Argentina. Ahora, México buscará la Confederaciones en 2017, en Rusia y si gana podría cargar con la mala suerte de no lograr el campeonato mundial.

LOS CASOS DE MÉXICO. En diciembre de 1997, el gol de penal de Carlos Hermosillo pudo ser una maldición para Cruz Azul.

Desde aquel día, no ha podido llevarse un campeonato en casi 19 años, situación parecida tiene el Atlas, sólo que los rojinegros llevan 64 años sin título.

 
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK