¡Centenario chido!

Águilas rendirán homenaje a Cuauhtémoc

América otorga el número 100 a Cuauhtémoc Blanco para homenajearlo ante Morelia, el 5 de marzo en el Azteca
23/02/2016 - 10:45

Porque lo extraña la afición, porque la tribuna suspira al ver el lienzo verde vacío de sus picardías y porque es el máximo símbolo azulcrema de los últimos tiempos, las Águilas rendirán un homenaje a Cuauhtémoc Blanco para arrancar con los festejos del centenario del club.

El  5 de marzo, ante Morelia, El Temo  volverá al templo águila con el dorsal 100, como fue registrado en la Femexfut, aunque siempre será recordado  como el mítico “10” del cuadro de Coapa, número que  utiliza actualmente Osvaldo Martínez.

Forjado en el barrio, pícaro y habilidoso desde que pateó el balón por primera vez con los zapatos rotos en las canchas de tierra en Tepito, Blanco  representa la parte más recalcitrante del americanismo.

En él vive el ADN azulcrema: arrojado,  talentoso, con desplantes  que lo llevaron a ser amado u odiado,  como dicta el estigma del equipo.

Potenció el lema “ódiame más”, porque su espíritu bravo se convirtió en una oda a la rebeldía. Prueba de ello son sus  festejos del  Temoaraña,   su Temoseñal, la simulación del perro orinando en la portería o la invasión masiva que causó en el Azteca tras un duelo ante Sao Caetano.

Desde que debutó en 1992 en la Primera División con América, Cuau tuvo el  acierto  de despertar  la  chispa y la sorpresa en  el balompié.

Y la afición emplumada ya se saborea revivir, en el partido 334 de su ídolo con las Águilas,  aquel don de improvisación que dio  lugar a la   Cuautemiña.

O  gozar sus  métodos poco ortodoxos con los que obtuvo varios de  sus 152 goles con la tropa de Coapa:  la espalda o  el trasero  eran sus herramientas para dar pases o poner el balón dentro de la red.

Y sobre todo aplaudir de nuevo al hombre para el que su físico no  fue  impedimento. El futbol,  como dice  el escritor Juan Villoro, “fue democrático con él y le permitió hacer goles hasta con la joroba”.

Cuauhtémoc estuvo lejos de  tener una vitrina llena de títulos en el futbol mexicano.  Con América consiguió uno de  Liga en el Clausura 2005,  el  Campeón de Campeones y un par de Copas de Campeón de la Concacaf.

Ahora tiene 43 años, ha ganado algunos kilos pero mantiene intacta la más noble función de un futbolista: dar alegrías a la gente porque, como él mismo declaró, sabe “partirse la madre en la cancha”. Y eso promete hacer en unos días en el Azteca.

Mientras llega el momento,  América se enfrentará hoy al Sounders en la  ida de  cuartos de final en  Concachampions.

 
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK