“¡Vamos a revolcar a más de una!”

Las Caimanes son rudas para taclear

Defienden ser algo más que chicas bonitas sobre el emparrillado, así que se rifan el físico para romper con las barreras del machismo
Gabriel Cruz
16/12/2016 - 13:23

Tras su sonrisa, La Rasta oculta a una guerrera de los emparrillados, que disfruta la forma en que se ha cambiado la visión de su trabajo; hoy en la Women Football League (WFL), afirma, son algo más que chicas bonitas jugando americano.

Alejandra empezó a jugar futbol americano hace ocho años, primero en tochito bandera, luego equipada y ahora en bikini, etiquetas que no cambian su pasión por las tacleadas: “Fui de las pioneras en esta disciplina y buscamos demostrar que además de guapas, jugamos bien al futbol y queremos ponernos en un nivel muy alto. Vernos bien, jugando dentro del campo”.

No es sencillo acabar con el estigma. De entrada, tuvieron que romper con el tabú de ser chicas enseñando la piel. Ya son poco más de cuatro años de este esfuerzo: “De inicio no fue complicado atraer la atención. Todo mundo iba por morbo, pero esa visión se transformó cuando se dieron cuenta de que en verdad nos pegábamos y los comentarios cambiaron. Ya eran más que chiflidos y se metían de lleno en la manera en que jugábamos”.

Su andar sobre el emparrillado le ha dado muchas satisfacciones, ha crecido como persona y jugadora: “Hay que tener las agallas para no dejar de luchar y tratar de ser la mejor. Muchos piensan que esto es show, pero tenemos muchas partes del cuerpo descubiertas y los golpes duelen más”.

PONEN SU ACENTO

De origen argentino, Paz Luzuriaga es la cabeza de este proyecto. Con experiencia en la disciplina, busca llegar lejos al frente de las jugadoras que la siguen en este sueño.

“Buscamos chicas que quieran aprender este deporte. No importa que no tengan experiencia, lo importante es el compromiso que muestren y lo demás se va formando con el paso de los entrenamientos, no hay restricciones”.

Sabe que al jugar en bikini no es sencillo alejarse de la banalidad, pero invita a los escépticos a darles una oportunidad: “No se veía como un deporte, pero se han dado cuenta de que somos deportistas y atletas que saben jugar”.

Reto que comparte con Alejandra Fernández, mejor conocida como La Medusa,quien quedó atrapada la fuerza y pasión de este deporte: “Me encantó la manera en que se golpeaban. Era competidora de fitness y no me costó trabajo meterme”.

Ella no se anda con titubeos y afirma que las que están en el equipo que juega en el campo de Gamos lo hacen por deporte, no para ser un producto de televisión. “Formamos un equipo de mujeres, hecho por mujeres, pero no queremos vender una imagen. Existe la idea de que es un deporte para hombres y en el caso del futbol bikini, para que lo vean los hombres. Estamos acá para jugar y no para enseñar el trasero”.

Esta nueva aventura le ha dado un montón de lesiones que no conocía. Es muy duro pero le ha dado la oportunidad de reencontrarse con viejas conocidas: “¡Vamos a revolcar a más de una!”.

PURA GALLETA

Actitud que comparte Yessi Santana, amante de la rudeza, quien encontró en este deporte un reflejo de lo que es ella en su vida cotidiana. “La disciplina me agrada porque es parte de mi personalidad”, asegura.

En su segunda etapa en el americano, afirma que “hay excelentes jugadoras y eso te motiva a ponerle más empeño. La competencia es más fuerte y la gente lo va conociendo un poco más”.

Fuerza, compromiso y mentalidad ganadora, así describe a todas las que junto con ella persiguen este reto, “cuando entro al campo me despierta mucha adrenalina, es un desahogo estar en la cancha. Empieza cada jugada y explotas, soy liniera a la defensiva y a la ofensiva. Esto me ha dado mucha seguridad como persona. Caimanes es mi segunda familia, nos cuidamos dentro y fuera del campo”.

 
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK