Chivas cayó 1 - 0 ante León

Abucheos para las Chivas

Guadalajara sumó su segunda derrota, ahora ante León, y sus aficionados reclamaron airadamente
Roberto G. Castañeda
14/02/2016 - 18:01

Como si le faltara algo a la telenovela de Chivas, que no conocen la victoria en el Clausura 2016, ya le sumaron el drama de otra derrota. Su casa no da miedo, así que León fue al estadio Omnilife para llevarse la victoria gracias a un error del portero Antonio Rodríguez.

Guadalajara sigue sin ganar. Ya son seis fechas y apenas llevan 4 unidades, resultado de 4 empates y dos derrotas. Por su parte, La Fiera llegó a 12 puntos.

En la primera parte no hubo mucho que contar, pues ambas escuadras fueron demasiado cautelosas. Si acaso algunos servicios en el área. Por allí, Omar Bravo se perdió un remate de cabeza porque no alcanzó a conectar el esférico.

Sorprende ver que El Rebaño Sagrado no funciona en ninguna de sus líneas. El caso más llamativo es el de El Gullit Peña, que ando perdido y dejó la cancha al medio tiempo, así que el vio el resto del partido desde la banca.

La segunda mitad resultó igual de intrascendente que los primeros 45 minutos. Mucho forcejeo en la media cancha y escasas opciones de gol. Ambas escuadras estaban a la espera de una equivocación rival.

Y fue precisamente un error del portero Toño Rodríguez el que abrió la puerta al 1-0, en el minuto 79: En un globito al área que no llevaba nada, el arquero de Chivas brincó sólo para chocar con su defensor y en lugar de despejar dejó el balón en el área para que Mauro Boselli sólo tuviera que empujar el esférico a las redes.

Para colmo de males, el zaguero Jair Pereira fue expulsado por reclamarle de mala manera al silbante Fernando Guerrero. Señal de la desesperación de Chivas, que en los diez minutos siguientes fueron más inoperantes.

Los Panzas Verdes se atrincheraron en su mitad de la cancha, a la espera de un contragolpe que acabara de sepultar las aspiraciones rojiblancas.

Todavía en el minuto 90, Boselli pudo hacer el segundo tanto pero mandó su disparo, cuando estaba solo, a las manos del guardameta. Después de eso no hubo otra cosa que abucheos y mentadas de madre de la afición rojiblanca para su propio equipo.

 
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK