El día en que Adolfo Hitler mató a un equipo de futbol

Debido a distintas tragedias muchos equipos deportivos han sufrido muertes lamentables
09/05/2014 - 11:29

Esta vez recordaremos uno de los crímenes más cobardes de la historia del futbol, cuando los alemanes asesinaron a toda la escuadra del Dynamo de Kiev, en 1942.

Durante la segunda guerra mundial, los alemanes sitiaron la ciudad de Ucrania, que en ese entonces pertenecía a la URSS (la antigua Unión Soviética), y mantenían a los ciudadanos mal alimentados y con indumentarias precarias.

Un panadero de nombre Kordyk, que era fanático del futbol, reconoció en las calles a Mykola Trusevych mendigando en la calle, el portero del equipo Dynamo de Kiev.

Le dio trabajo en su panadería y decidió reunir al equipo completo. En poco tiempo Kordyk reunió a las estrellas del club local, quienes jugaban partidos con gente del vecindario.

Un día los soldados alemanes organizaron un partido en contra de las estrellas del Dynamo, queriéndose aprovechar de que ellos estaban bien alimentados y sanos, mientras que los futbolistas estaban demasiado delgados y vestidos en andrajos.

Fue el 6 de agosto de 1942 cuando la Fuerza Aérea Alemana perdió 3-5 contra el equipo de Mykola, por lo que pidieron revancha.

De acuerdo con Soccermanía, en el segundo encuentro, el árbitro fue un agente de la SS, la policía nazi, que le permitió a los alemanes cometer patadas, empujones, insultos y todo tipo de faltas en contra de los blanquiazules en el estadio municipal.  

El primer tiempo terminó 2 a 1 a favor del Dynamo. En los vestuarios, un oficial alemán advirtió a los jugadores del Dynamo que los alemanes jamás habían perdido un partido en territorios ocupados, por lo tanto tenían que dejarse vencer, de lo contrario lo pagarían con su vida.

Los futbolistas ingresaron para jugar el segundo tiempo decididos a no dejarse intimidar por las amenazas, y terminaron ganando el encuentro, con dos goles más.

Antes de llegar al minuto 60 el árbitro pitó el silbatazo final y los futbolistas fueron arrestados y enviados a campos de concentración, en donde murieron. Se dice también que murieron fusilados con sus camisetas puestas.

El crimen de este acto fue confesado durante los juicios de Nuremberg, una serie de procesos jurisdiccionales al término de la segunda guerra mundial.

Se cuenta que el portero Trusevych murió con un brazo levantado, simulando que atajaba un balón. Esta historia inspiró las películas “Két félidő a pokolban” (Hungría, 1961) y “Evasión o victoria” (Estados Unidos, 1981). 

De acuerdo con Soccer, los tres supervivientes Fedir Tyutchev, Mikhail Sviridovskiy y Makar Goncharenko lograron relatar la historia. En los aledaños del viejo estadio del Dinamo, junto a la firme presencia de Valery Lobanovsky, figura el recuerdo de aquellos futbolistas que un día tomaron el balón y derrotaron a los nazis en la cancha.

 

 
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK