Se despidió de la afición con lágrimas en los ojos

'Temo' se despide con calidad

La afición cobijó a la estrella amarilla en el coloso
05/03/2016 - 19:34

Cuauhtémoc Blanco le regaló a la afición americanista 35 minutos de calidad, intensidad en su juego y diversión sobre el terreno de juego
 
A pesar de que se fue sin anotaciones, logró contagiar a sus compañeros para que se llevaran una goleada 4-1 sobre Morelia en el Estadio Azteca.  
 
El ídolo amarillo apenas se asomó por el túnel para salir al terreno de juego y la gente en un coro ensordecedor coreó a una sola voz: “¡Temo!, ¡Temo!, oe, oe, oe, oe, oe,” ¡Temo!, ¡Temo!
 
Cuando el himno de la Liga MX anunció que ambos equipos iban  a la cancha, la gente comenzó a gritar y a aplaudir para cobijar a su estrella amarilla.
 
En una muestra de agradecimiento y sencillez, Blanco se tiró su primer gran pique desde la media cancha hasta la banca rival para darle un abrazo a Enrique Meza, quien lo dirigió en el Tri y que fue uno de sus grandes rivales cuando dirigía a Toluca, Cruz Azul y al propio Monarcas.
 
GENIO Y FIGURA.  Ya con los 22 en la cancha, el árbitro Roberto García hizo sonar su ocarina y Blanco quiso ser protagonista, Armando Zamorano y Enrique Pérez  fueron los encargados de cubrirlo y también los primeros en comerse fintas del jugador.
 
Ignacio Ambriz, se quiso prevenir y puso a calentar a Darwin Quintero, pero 20 minutos después lo mandó a sentar, porque el 100 de las Águilas nunca lució cansado.
Y la gran oportunidad de Cuauhtémoc se dio a los siete minutos. En una triangulación entre Osvaldo Martínez, Sambueza y Blanco, el ídolo de las Águilas quedó con el balón en el área y mandó un tiro bombeado que se
estrelló en el travesaño.  
 
MAESTRO DE LA TÁCTICA.  Justamente un minuto antes de salir del juego, Blanco realizó su obra maestra. Tomó el esférico y cuando se le acercaron Zamorano y Jorge Zárate realizó la Cuauhteminha.
 
En ese momento, se anunció en la pizarra de cambio que era todo para el ídolo, quien salió a paso lento, le dio a Rubens el gafete de capitán y Darwin Quintero entró a la batalla.
Seis minutos después, el colombiano mandó un centro al área que Oribe Peralta remató frente al marco y la mandó a la red. El Cepillo festejó con sus compañeros y después fue a la banca e hizo una caravana frente a Blanco.
 
Dos minutos después, Oribe le regresó la cortesía a Darwin para que el número 31 de América metiera su gol y luego del festejo le levantó el pulgar a Blanco.
 
VUELTA OLÍMPICA. Cuando se fueron al descanso, Cuau empezó su celebración, primero, la directiva de América le regalaron una playera y una condecoración, después dio la vuelta olímpica, finalizó con su clásico saludo
 
Águila en el centro de la cancha y tuvo de fondeo musical a los más de 85 mil especta dores que se pusieron de pie ante su ídolo.
 
En el segundo tiempo, Blanco salió del vestidor y se fue a la banca para alentar a sus compañeros. Darwin se volvió a hacer presente en el marcador, ahora con pase de Paul Aguilar, pero unos segundos más tarde, Enrique Pérez le dio el tanto a Morelia  para el 3-1.
 
Michael Arroyoconvirtió de penal el 4-1. El gol fue dedicado a su padre que acaba de fallecer, pues al anotar se hincó y levantó los brazos y la mirada al cielo.
 
Al final del juego, los jugadores del América despidieron con un aplauso en el centro de la cancha y una foto del recuerdo y una carretada de aplausos de su afición.
 
El Dato:
 
Goleador nato
 
Blanco metió 38 tantos con la Selección mexicana, 125 con las Águilas y el doblete más reciente que anotó fue con Puebla ante Santos en noviembre de 2014

 

 
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK