Fanny Ledder, sensual diva de las motos | ESPECIAL MOTO FASHION

Fanny Ledder ha viajado alrededor de casi todo el planeta y ahora se encuentra en México para tratar de ganar Moto Fashion; quiere conocer nuestro país en motocicleta
Enrique Gutiérrez
03/11/2015 - 12:00

Nacida en Holanda, la esbelta y delicada Fanny Ledder ha presumido su belleza por todo el mundo, desde Miami hasta Singapur, aunque ahora su amor por las motos la trajo a México, donde tratará de ganar el certamen Moto Fashion, en el marco de Expo Moto 2015.

A sus 28 años de edad y 12 como modelo, esta hermosa europea de 1.77 metros de altura, 56 kilos de peso y medidas 86-64-90 se define a sí misma como “una mujer fuerte, que sabe lo que quiere y cuándo lo quiere. Siempre pongo mi mayor esfuerzo en conseguir lo que anhelo y casi por lo regular lo consigo”.

No obstante, su carácter salvaje de repente aflora y comenta: “Lo único que no me gusta de mí misma es que soy muy poco paciente, todo lo quiero en el momento y eso a veces no es posible, por lo que estallo”, entonces las llamas de sus bellos ojos se extingue, para luego decir: “Pero casi siempre estoy de buenas, soy muy transparente y me gusta mostrar mi lado bueno”.

Lado bueno que es cualquiera, pues esta linda holandesa aroma a tulipán no tiene ni un centímetro malo en su cuerpo ni en su ser: “He viajado mucho y por todo el mundo. Viví en China año y medio, en Milán, Beirut, Singapur, Miami, Turquía, etcétera, donde he hecho muchos trabajos divertidos y ahora estoy aquí en México porque adoro las motos”.

Y añade: “Mi ex tenía una KTM y siempre me iba con él sobre la motocicleta. Yo no sé manejar, pero me gustaría aprender para comprarme una Harley e irme a viajar por todo México, que es fabuloso. Tiene muy lindas playas, bosques y un clima maravilloso”.

No obstante, de lo complicado que ha sido ser modelo, afirma: “Sí es complicado porque todos sólo ven lo que traemos por fuera, pero a casi nadie le importa lo que sentimos”.

Tras un breve suspiro que sale de su deliciosa boca, entonces añade: “A veces no estamos de ánimo como para trabajar, pero pese a todo tenemos que salir siempre con una sonrisa, alegres y simpáticas. Pero, bueno, a final de cuentas vale la pena, porque luego hay muchas fiestas, buenos trabajos y bastantes viajes”.

 
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK