Morena: el voto útil

Vie, 29/05/2015 - 05:00

TEnemos al peor gobierno federal de mucho tiempo. El gobierno de Enrique Peña Nieto es vendepatrias, corrupto, mediocre, ignorante y represor. Bajo su mandato hemos vivido una prolongada recesión económica, las privatizaciones que ni siquiera Salinas se atrevió a hacer, la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa, las matanzas de Tlatlaya y Tanhuato, así como numerosos escándalos de corrupción con los contratistas de su administración como OHL, Higa, Hipólito Gerard y otros.

Peña Nieto entregó playas y franjas fronterizas a extranjeros, autorizó a agentes extranjeros portar armas en nuestro territorio nacional, entregó el petróleo a extranjeros, aumentó los impuestos al pueblo, promovió la reelección consecutiva de alcaldes y legisladores, como en los tiempos de Porfirio Díaz.

Todo eso lo hizo quien ni siquiera sabe que Boca del Río no es la capital de Veracruz, que Tijuana y Monterrey no son estados y que para 1969, Benito Juárez ya no vivía.

Este gobierno de Peña Nieto ha reprimido y provocado violencia hacia las manifestaciones de la sociedad, principalmente de jóvenes, que protestan contra las terribles políticas de su administración.

Es prácticamente un consenso nacional el pésimo desempeño de Peña Nieto. La inmensa mayoría de la población lo rechaza. Sus niveles de reprobación no tienen antecedente en la historia nacional.

Sin embargo, este régimen busca desesperadamente cómo mantenerse. Para ello, tiene el control de todo, incluidos casi todos los partidos políticos. El PRI de Peña Nieto controla al PAN, al PRD, al Verde y a los demás partidos. Sólo Morena es independiente.

Por eso, cuando se acerca una coyuntura tan importante como las elecciones debe pensarse muy bien cómo hacer del voto un instrumento efectivo para protestar contra el mal gobierno.

Votar por el PAN, el PRD o el Partido Verde no tiene ningún sentido. Pasando las elecciones del 7 de junio estos partidos se pondrán de acuerdo nuevamente con el PRI y firmarán otro Pacto contra México como lo hicieron en el 2012. Entonces, votar por cualquiera de ellos es desperdiciar el voto, es como votar por el PRI. No son opositores de verdad.

Anular el voto tampoco es opción. Los votos anulados se contarán para el PRI, para que tenga más diputados. Además, el número de votos nulos o las abstenciones no impiden que se elija a un gobierno. Así vote una minoría de ciudadanos, ya con eso se integrará un gobierno. Y si los inconformes se abstienen, el peso proporcional del PRI aumenta. Si de un conjunto de 100 electores, 50 se abstienen y sólo 15 son priístas, esos 15 se convierten en el 30%.

Sólo hay un voto útil para protestar en esta elección y ese es el voto por Morena. Pasando la elección del 7 de junio, Morena seguirá siendo oposición y combatiendo al mal gobierno de Peña Nieto.

 
EDICIÓN

CDMX

16/07/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

TOLUCA

16/07/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

QUERÉTARO

16/07/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

MORELOS

16/07/2018

 

DESCARGA EL PDF

CONVERSACIONES EN FACEBOOK

LO MÁS COMPARTIDO EN VOCES