Son mal vistos

Lun, 28/10/2013 - 05:00

Nada contento tienen al presidente Enrique Peña Nieto los gobernadores Gabino Cué, de Oaxaca; Manuel Velasco, de Chiapas, y Roberto Borge, de Quintana Roo. En Los Pinos están seguros que, por acción u omisión, son los principales instigadores de un conflicto con el magisterio que no parece tener fin. Dicen los que saben que lo que el gobierno federal teje en Gobernación para resolver la crisis, esos tres mandatarios lo destejen en cada uno de sus estados. En el fondo, no obstante, la razón es el rechazo a la reforma educativa.

En Quintana Roo se llegó la semana pasada a la confrontación violenta, mientras que el magisterio de Chiapas decidió venir a reforzar el campamento de la CNTE en el monumento de la Revolución de la ciudad de México que ya tiene al borde de la quiebra a los negocios de la zona y atiza el rencor de los capitalinos. La mayoría de los de Oaxaca se fue, aunque quedó en el DF un grupo representativo, que seguramente igual que los que ya regresaron, recibirá sueldos y bonos no devengados durante 38 días de paro, en el momento en que vuelva a dar clases.

La pregunta ahora es si a todos los maestros de la 22 les permitirán regresar a clases los alumnos y sus padres, pues ahora resulta que la confrontación ya se extendió a educadores contra educandos.

La sección 22 del SNTE es la dominante en Oaxaca. Cuando la crisis y rebelión social de 2005 y 2006, una de las formas que empleó la todavía en libertad lideresa del poderoso sindicato magisterial Elba Esther Gordillo para restar fuerza a esa sección, fue crear otra nueva, la 59. Ambas, esa era la idea, entraron en choque de inmediato.

Durante los 38 días que los de la 22 estuvieron de plantón en la ciudad de México contra la reforma educativa, padres de familia, instigados o no, pero desesperados porque sus hijos no iniciaban el ciclo escolar, decidieron tomar algunos planteles y pedirles a los de la 59 que dieran clases. Y muchos lo hicieron.

Esto dio lugar a que un número importante de padres ya no acepte a los profesores de la 22 y quiera continuar con los de la 59. Parece haber, de hecho, un movimiento que crece en ese sentido. Y uno de sus principales focos de resistencia está en San Lucas Quiaviní, una localidad que está a 50 kilómetros de la ciudad de Oaxaca.

Los argumentos que dan los alumnos de la primaria y la telesecundaria de la localidad parecen inobjetables: no sólo son las largas ausencias de los profesores de la 22, sino lo que consideran una constante violación de sus usos y costumbres.

Y lo que denuncian va contra el elemental principio de libertad en la enseñanza: los planes de estudio los llenan de ideología; pintan en la Bandera Nacional diversas consignas; en lugar del Himno Nacional entonan cánticos de lucha y en las representaciones escolares los ponen a actuar, previo entrenamiento, la toma del palacio municipal.

Un gran trabajo político, de negociación y convencimiento, se requiere para impedir que esto crezca y acabe en violentas confrontaciones entre los maestros de ambas secciones del SNTE o de éstos con los padres de familia.

Y Cué no ha demostrado tener esa capacidad.

Instantáneas

1. RESISTENCIA. Morena y López Obrador llenaron ayer, otra vez, el Zócalo de la ciudad de México. Pidieron esta vez a senadores del PAN, PRD, PT y Movimiento Ciudadano rechazar la aprobación de la reforma fiscal y sus nuevos impuestos. Asimismo, les solicitaron posponer la discusión de una reforma energética hasta que se someta a una consulta popular cuyo resultado sea de aplicación obligatoria (la coyuntura para la aprobación de ese mecanismo es propicia ahora que el propio Senado discute una reforma política). Definieron, asimismo, un plan de resistencia civil pacífica a la citada reforma energética que básicamente plantea cercos de las Cámaras de senadores y diputados cuando sea discutida; y de aprobarse, una demanda por traición a la patria contra Peña Nieto.

2. MORENA. Este fin de semana, Chihuahua se convirtió en el estado número 12 en el que el Movimiento de Regeneración Nacional podrá convertirse en partido político, aunque con apuros logró reunir a los 3 mil afiliados que el IFE exige como mínimo para dar validez a una asamblea estatal. Chihuahua se sumó así a Oaxaca, Puebla, Tlaxcala, Veracruz, Baja California, Hidalgo, Tabasco, Chiapas, Zacatecas, Guerrero y Morelos. Sólo restan ocho asambleas estatales para que el Morena pueda constituirse en partido político.

EDICIÓN

CDMX

19/09/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

TOLUCA

19/09/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

QUERÉTARO

19/09/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

MORELOS

19/09/2018

 

DESCARGA EL PDF

CONVERSACIONES EN FACEBOOK

LO MÁS COMPARTIDO EN VOCES