Trascendental decisión sobre migración

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, ha tomado una decisión que beneficiará a cerca de cinco millones de migrantes indocumentados en aquel país. Haciendo uso de sus atribuciones cumplió con lo tantas veces anunciado: que en caso de no prosperar las negociaciones en el ámbito legislativo tomaría cartas en el asunto de manera directa. A pesar de haber intentado impulsar una reforma migratoria en el Congreso, y habiendo logrado la aprobación en el Senado, nunca logró reunir la mayoría necesaria en una Cámara de Representantes controlada por los republicanos.

Por otro lado, luego de las últimas elecciones intermedias, el panorama se volvió más difícil para el Presidente, ya que su partido perdió el control del Senado, y los republicanos lograron, además, fortalecer su mayoría en la Cámara baja. La aprobación de la reforma migratoria en el Congreso pasó a ser prácticamente una utopía, y el Presidente recurrió a los mecanismos legales a su alcance para resolver un problema que considera prioritario y, a la vez, le permite dar respuesta a parte importante de las demandas de un sector del electorado que lo apoyó en las elecciones de 2008 y 2012.

Esta decisión ejecutiva beneficiará principalmente a aquellos migrantes indocumentados que llevan más de cinco años viviendo en los Estados Unidos, y tienen hijos que son ciudadanos estadounidenses o residentes legales, y no tengan antecedentes penales, quienes podrían evitar la deportación por tres años y obtener un permiso de trabajo. El Presidente también anunció que facilitará la permanencia de trabajadores altamente calificados; y que ampliará el programa de Acción Aplazada para Arribos Durante la Niñez (DACA, por sus siglas en inglés) que posponía la deportación para los jóvenes indocumentados que hubieran llegado al país desde su infancia. El programa DACA será aplicable a quienes hayan llegado antes de 2010, y no antes de 2007 como sucedía anteriormente.

El gobierno mexicano dio la bienvenida a estas medidas migratorias, que por sus características podrían beneficiar, potencialmente, a un número significativo de compatriotas en aquel país, brindándoles mayores oportunidades, que redunden en una situación más digna, estable y segura para las familias. Además, el gobierno pondrá particular atención en que se respeten los derechos humanos de los migrantes en la instrumentación de las acciones de control fronterizo por parte de las autoridades estadounidenses.

El presidente Obama dejó muy claro que estas medidas no otorgan ciudadanía ni el derecho de continuar en el país de manera permanente, ni ofrece los mismos beneficios que reciben los ciudadanos estadounidenses. Por ello, el gobierno mexicano hizo un llamado a aquellos que podrían verse beneficiados por este anuncio para que se informen por medio de fuentes oficiales, para lo cual pueden recurrir a los consulados y los diversos medios que la Secretaría de Relaciones Exteriores tiene a su disposición para su atención y protección.

En el Senado hemos dado especial seguimiento a la situación de los migrantes, tanto de nuestros compatriotas en EU, como de aquellos ciudadanos centroamericanos que ingresan a nuestro país con fines de paso o de estancia. En cumplimiento de las atribuciones que la Constitución otorga a esta Cámara, nos mantendremos atentos a los avances en la implementación de las medidas anunciadas por el presidente Obama, esperando resulten en beneficios para la gran cantidad de mexicanos que habita en aquel país y sus familias.

* Senadora de la República
email: [email protected]
EDICIÓN

CDMX

13/12/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

TOLUCA

13/12/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

QUERÉTARO

13/12/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

MORELOS

13/12/2018

 

DESCARGA EL PDF

CONVERSACIONES EN FACEBOOK

LO MÁS COMPARTIDO EN VOCES