Los rayos ultravioleta y tu salud

Mar, 26/03/2013 - 01:00

Las radiaciones ultravioleta (UV) forman parte de los rayos solares; en pequeñas cantidades son buenas para la salud y ayudan en la producción de vitamina D. Sin embargo, la exposición excesiva al sol o a las lámparas bronceadoras puede tener efectos adversos para la salud o la estética.

La radiación por rayos ultravioleta es mayor cuando el sol está lo más alto en el cielo, cuando éste está despejado, en lugares donde se adelgaza la capa de ozono y en superficies que la reflejan. Por ejemplo, la nieve la refleja 80%; la arena de las playas 15%, y la espuma de mar, 25%.

Las radiaciones UV aumentan 5% por cada mil metros de altitud, lo cual significa que en la ciudad de México tenemos 10% más de radiación por rayos UV que al nivel del mar.

Demasiado sol sin protección daña la dermis, tan sólo 15 minutos de exposición intensa para las pieles blancas o pocas horas en las más obscuras la queman y le ocasionan lesiones que van del envejecimiento acelerado hasta el cáncer de piel.

Daños en la piel:

· Fotoenvejecimiento o envejecimiento prematuro con pérdida de la firmeza, manchas, arrugas y lesiones solares.

· Melanoma maligno cutáneo: cáncer de la piel potencialmente mortal.

· Carcinoma espinocelular: cáncer menos maligno que el melanoma; ocasiona la muerte con menor frecuencia.

· Carcinoma basocelular: cáncer de crecimiento lento que afecta más a las personas mayores.

Daños en los ojos:

· Fotoqueratitis (inflamación de la córnea) y fotoconjuntivitis (inflamación de la conjuntiva) son inflamaciones agudas por exposición a rayos UV que se curan sin dejar lesiones; son fácilmente prevenibles usando lentes protectores.

· Cataratas: la radiación UV favorece cierto tipo de cataratas.

· Terigión, es una carnosidad blanca o de color crema que aparece en la superficie del ojo.

· Carcinoma epidermoide de la córnea o de la conjuntiva, es un tumor raro de la superficie del ojo.

Otros daños:

Los rayos UV inhiben las defensas del sistema inmunitario, pueden disminuir la respuesta a las vacunas, aumentar la sensibilidad a la luz solar o la reacción a determinados medicamentos. La alteración de la respuesta inmune es la razón de que se reactiven las lesiones del virus del herpes simple, en personas infectadas que un día toman más sol.

Para prevenir el daño solar y protegerse:

· Prefiere siempre la sombra, en especial entre las 10 a.m. y las 4 p.m.

· Usa ropa protectora, de preferencia clara.

· Si tienes que estar bajo el sol, usa sombreros de ala ancha para cubrirte la cara y lentes de sol que bloqueen 100% los rayos del sol.

· Usa protector solar con un SPF de 30 o más.

· No uses lámparas o camas bronceadoras; la Organización Mundial de la Salud recomienda prohibir su uso en los menores de 18 años y tener en cuenta que su utilización antes de los 35 años de edad aumenta 75% el riesgo de melanoma maligno.

Revisa tu dermis con regularidad y busca cambios en el tamaño, forma, color o textura de lunares, manchas y marcas de nacimiento. Los cambios en estos sitios pueden ser un signo de cáncer en la piel y se debe acudir de inmediato con un dermatólogo para que revise cualquier modificación de la misma.

Cuida tu salud.

Correo: [email protected]
Twitter: http://twitter.com/olgageorgina

EDICIÓN

CDMX

18/09/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

TOLUCA

18/09/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

QUERÉTARO

18/09/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

MORELOS

18/09/2018

 

DESCARGA EL PDF

CONVERSACIONES EN FACEBOOK

LO MÁS COMPARTIDO EN VOCES