El que ríe y canta, la enfermedad espanta

La risa y el buen humor han acompañado siempre a la humanidad; a pesar de que la risa fue despreciada en la antigüedad por grandes filósofos, también ocupó un lugar en la mitología para más adelante ser reconocida por su importancia en el bienestar y en la salud, que ha quedado impresa en proverbios y citas:

Nada bueno surge del dolor o de la tristeza. Lo sano es la alegría, y con ella, la risa. Baruch Spinoza.

La risa es el sol que ahuyenta el invierno del rostro humano. Victor Hugo.

El tiempo que pasa uno riendo es tiempo que pasa con los dioses. Proverbio japonés.

La investigación científica sobre la risa y la salud ha mostrado los mecanismos a través de los cuales actúa el buen humor positivamente en la salud:

· Tiene el potencial de disminuir el dolor.

· Refuerza el sistema inmune.

· Mejora las emociones positivas.

· Disminuye el estrés, la ansiedad y la
agitación.

· Mejora las relaciones con los demás.

· Ayuda a dormir mejor.

En la práctica médica, poco a poco la risa va ganando terreno como un aliado terapéutico en hospitales, casas-hogar para personas de la tercera edad, grupos de pacientes con enfermedades crónicas, que esperan transplante o enfermos mentales. Lo que las investigaciones documentan es que después de las sesiones de risa, se tiene una mejora del ánimo inmediato, más vigor, mayor facilidad para hacer amistades y, aunque cada grupo tiene retos diferentes, la risa ayuda a recuperar el sentido de la vida y la autoestima o hace más fácil enfrentar las experiencias traumáticas, la hostilidad o el estigma.

Otros usos de la risa para mejorar la salud es cuando se combina con hábitos saludables. Un estudio en adultos mayores con un programa de risa y ejercicio mostró en Japón que la risa era una estrategia eficaz para motivar la participación con beneficios para la salud física y psicológica.

¿Más a favor de la risa?: produce vasodilatación, es lo que hace que las personas se pongan rojas y eso significa mejor circulación de la sangre. En un estudio se encontró que enfermos con infartos del corazón reían 40% menos. Otra investigación en personas con más de 100 años encontró que eran más extrovertidos, simpáticos, dispuestos a ser optimistas y risueños que la población general.

Más interesante resulta el hecho de que mientras la mente humana puede hacer una distinción entre la risa simulada y espontánea, el cuerpo humano no puede, lo que ha motivado al nacimiento del yoga de la risa.

He de mencionar también que hablamos de la risa como una manifestación de la alegría y de sentimientos positivos; diferente es la risa sádica, que se alimenta de la desgracia; o la risa burlona, que oculta envidias, falta de empatía u otros sentimientos complejos.

Y tú, ¿cuántas veces ríes al día? Si no estás de humor te perderás mucha diversión, porque lo gracioso está ahí, pero tú no lo verás. Con la risa es más fácil salir adelante, no sólo cuando hay felicidad, es importante traerla a nuestra vidas para hacer más fácil la enfermedad, la discapacidad o incluso la pérdida de un ser querido.

Termino con otra frase: Afortunado el hombre que se ríe de sí mismo, ya que nunca le faltará motivo de diversión. Habid Bourguiba.

[email protected]
Twitter: http://twitter.com/olgageorgina

 
EDICIÓN

CDMX

16/07/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

TOLUCA

16/07/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

QUERÉTARO

16/07/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

MORELOS

16/07/2018

 

DESCARGA EL PDF

CONVERSACIONES EN FACEBOOK

LO MÁS COMPARTIDO EN VOCES