Demasiada presión, asunto de vida

Jue, 24/10/2013 - 05:00

Los mexicanos tienen que sortear con una serie de enfermedades sorpresa, es decir, aquellas que no dan señales de que minan el organismo y ponen en riesgo la vida misma; una de ellas es la presión alta, que en términos médicos se define como hipertensión arterial sistémica (HAS). Los expertos en medicina alertan desde hace tiempo que es un mal que no sólo afecta al adulto mayor, sino a la población joven.

Ante este horizonte, resulta fundamental promover el diagnóstico oportuno de la enfermedad, que representa un importante problema de salud pública a nivel mundial, asegura el médico especialista en cardiología, Luis Alcocer.

Los picos altos

“La HAS es un problema de salud pública no sólo por su alta incidencia y prevalencia, sino por su estrecha asociación con el desarrollo de enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares como pueden ser infarto agudo de miocardio, fibrilación auricular, insuficiencia cardiaca congestiva, enfermedad vascular periférica e insuficiencia renal crónica, por mencionar algunas”, explica.

Es una amenaza real, pues —dice— “los mexicanos tenemos una alta prevalencia de comorbilidades consideradas como factores de riesgo cardiovascular, entre las que destacan los pacientes hipertensos con diabetes (31%); con hipercolesterolemia (36%) y con sobrepeso y obesidad (75%)”. El especialista recuerda que la HAS es causa de graves complicaciones como incapacidad y/o invalidez.

En 2000, 26.4% de la población adulta del planeta sufría hipertensión, y se prevé que 29.7% de la población padecerá esta enfermedad crónica para el año 2025.

Mucha presión en el cuerpo

El doctor Alcocer explica que se estima que en países en vías de desarrollo “tendremos una población de 639 millones de hipertensos. El número de adultos con hipertensión se predice que incrementará 60% en un total de 1.56 mil millones de personas hipertensas a nivel mundial”.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012 (Ensanut), la prevalencia de HAS es de 33.3% en los hombres y de 30.8% en las mujeres. El total de personas hipertensas mexicanas es de 22.4 millones, de los cuales 50% tenía un diagnóstico previo, pero sólo 36.6% de estos pacientes diagnosticados se encuentran bajo tratamiento médico, y tan sólo 25.4% de los pacientes que tienen tratamiento se encuentran controlados.

En cuanto a la población joven, refirió que otra encuesta nacional —el estudio RENAHTA— reveló que 75% de los pacientes hipertensos tenía menos de 54 años; es decir, la población económicamente activa.

“Al implementar una mejor prevención y control de las enfermedades crónicas, la tasa de mortalidad relacionada puede reducirse en 2% anualmente, que se traduce en salvar 35 millones de vidas globalmente antes de 2015”.

La HAS puede ser asintomática en fases iniciales, de tal manera que es importante detectarla a tiempo para evitar complicaciones. “Por ello es fundamental la implementación de estrategias para su detección y manejo, pero también para prevención de los factores de riesgo y, consecuentemente, de la morbilidad y mortalidad ocasionados por la enfermedad”.

EDICIÓN

CDMX

22/09/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

TOLUCA

22/09/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

QUERÉTARO

22/09/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

MORELOS

22/09/2018

 

DESCARGA EL PDF

CONVERSACIONES EN FACEBOOK

LO MÁS COMPARTIDO EN VOCES