Pregunte a los detenidos

Mié, 24/06/2015 - 05:00

Fue Graciela quien ha aportado los datos más relevantes de su investigación. Ella hace las siguientes recomendaciones, en caso de que un familiar sea secuestrado o desaparecido.

Primero, es fundamental hacer la denuncia correspondiente, ya que sin ella, oficialmente no existe el delito. No sólo no existe, ni siquiera se contabiliza.
En muchas ocasiones, la gente tiene miedo de hacerlo en sus comunidades, sobre todo en aquellas donde la presencia del crimen organizado es brutal.

Actualmente, es posible en otra comunidad o bien, dirigirse directamente a la Ciudad de México.

Una vez que se ha levantado la denuncia, Graciela recomienda llevar las fotografías del o los familiares desaparecidos a las autoridades federales: Ejército, Marina, Policía Federal, etcétera. Muchos casos se resuelven cuando algún involucrado "cae" por otro delito y se decide a hablar. "En mi caso es lo que me funcionó", explica. Fue así como ella obtuvo dos de las principales pistas en el caso de su hija. Fueron detenidos, en eventos diferentes, distintos involucrados.

"Otra herramienta de gran importancia es la difusión en redes sociales. Hay familias que sí tienen el valor de denunciar", enfatiza. En su caso, hay una tercera pista que le debe a persistir en colocar la foto en Facebook, Twitter, y entregar volantes en lugares estratégicos.

También es muy necesario informarse sobre experiencias similares a la suya. Graciela explica que cuando ocurrió el secuestro de su hija, no sabía mucho sobre lo que ocurría en su comunidad. "Todo el mundo hablaba del ‘narco', pero yo pensaba que eso eran cosas que les pasaban sólo a quienes estaban involucrados. Ahora sé que no es así". El crimen organizado se llevó a su hija, hermano y tres sobrinos. "Todos eran buenas personas. Mis sobrinos estaban en la Universidad, en la preparatoria. Buenos muchachos, estudiosos, sanos. Mi hermano, un hombre trabajador, mi hija...". Para ella, tomar conciencia de lo que está ocurriendo en la comunidad es importante, porque será a través de la organización que se podrá combatir esta inseguridad y violencia. Y no sólo cerrando los ojos.

Por último, es fundamental la persistencia. "Todos los días la busco. No me canso. Regreso, presiono a la ministerio público que lleva mi caso". Para ella, es importante, por supuesto rezar, pero sabe que a su hija la va a encontrar buscándola.

 
EDICIÓN

CDMX

20/07/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

TOLUCA

20/07/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

QUERÉTARO

20/07/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

MORELOS

20/07/2018

 

DESCARGA EL PDF

CONVERSACIONES EN FACEBOOK

LO MÁS COMPARTIDO EN VOCES