Presuntos anarcos

Mié, 23/04/2014 - 05:00

"fuego amigo" para desestabilizar al gobierno local, financiados desde el mismo partido político.

No suena descabellado. El problema es que el resto del informe sí lo es y mezcla grupos y personas que nada tienen que ver entre sí; establece nexos entre colectivos y corrientes políticas que se odian (pero se odian en serio), y asegura que esos mismos grupos colaboran alegremente.

Por ejemplo, según el mencionado informe, una diputada bejaranista habría "inyectado" recursos para financiar al Frente Oriente. El Frente Oriente es un colectivo de corte anarquista . El problema es que este tipo de grupos odia a los perredistas. Es más, no sólo los odia, sino que encuentran infame cualquier tipo de contacto con políticos. Para no ir más lejos, este grupo se ha levantado de todas las mesas de negociación no sólo con los políticos del gobierno de la ciudad, sino con legisladores y otros personajes que se han acercado.

Se podría decir que, a pesar de despreciar a los perredistas, los anarquistas habrían aceptado su dinero. Pero viene otro gazapo más.

El informe vincula a esos mismos grupos anarquistas con otros como el Frente Popular Revolucionario. De nuevo, se trata de ideologías contrarias hasta el tuétano. Mientras unos son anarquistas, los otros se declaran marxistas. Estos dos colectivos tienen metodologías y objetivos tan diferentes y encontrados que sería imposible su colaboración. Lo que sí ocurre, en cambio, es que coinciden en manifestaciones. Pero, ¿es ese el nivel de investigación de los sistemas de inteligencia del gobierno del Distrito Federal?

Después, se señala a una mujer, Rosa Isela Martínez, como coordinadora política y financiera de toda una red, que bajaría recursos y sería el enlace con el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

Rosa Isela sí es militante de Morena, y colabora en el área de derechos humanos. En este departamento, se ofrece ayuda a los detenidos, se revisa que su proceso sea apegado a derecho y no existan nuevos "presuntos culpables". Es un derecho que tiene todo mexicano, sea culpable o no. Ella, por el puesto que ocupa, prestó una vez su tarjeta de débito para que los amigos de unos chavos detenidos depositaran dinero y pagar fianzas.

Ella cree que la acusación proviene de este evento.

Para Rosa Isela, esta difamación no sólo es grave porque atenta contra colectivos que no tienen una culpabilidad probada, sino porque pone en riesgo el trabajo de personas que defienden los derechos humanos. Y como ya se sabe, cualquiera de nosotros puede ser acusado falsamente. Y es entonces cuando agradecemos que exista alguien que quiera escuchar nuestra versión y evitar así más presuntos culpables.

Glosario de supervivencia

Anarco: el chivo expiatorio de la ingobernabilidad citadina.

 
EDICIÓN

CDMX

20/07/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

TOLUCA

20/07/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

QUERÉTARO

20/07/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

MORELOS

20/07/2018

 

DESCARGA EL PDF

CONVERSACIONES EN FACEBOOK

LO MÁS COMPARTIDO EN VOCES