Asperger, padecimiento de contraluz

Vie, 20/09/2013 - 05:00

El Síndrome de Asperger (SA) afectó al pintor renacentista Miguel Ángel, al físico Albert Einstein y es parte de la vida del empresario Bill Gates, tres mentes brillantes, estos personajes desarrollaron su genialidad y su padecimiento puede pasar inadvertido para la sociedad, a pesar que afecta el desarrollo integral de las personas.

De acuerdo con Carlos Marcín Salazar, coordinador de la Red de Servicios Asperger México, este mal es un trastorno neurobiológico, que se presume es de origen genético y con el que los niños desarrollan una inteligencia superior y, paradójicamente, presentan dificultad para adaptarse o seguir las reglas sociales.

Complejo padecimiento

En este campo se puede actuar a partir de tres ejes y que sirven como indicadores a padres, maestros y especialistas para diagnosticar a un niño con SA:

Alteración del desarrollo de la interacción social recíproca; alteración de la comunicación verbal y no verbal; repertorio restringido de intereses y comportamientos, además de las importantes dificultades en el procesamiento sensorial (audición, tacto y gusto).

Estas características se presentan en intensidad y combinación diferente en cada persona que presenta el síndrome, por lo que cada caso es único y requiere de una aproximación terapéutica específica. En ocasiones, se pueden presentar otros trastornos que complican su diagnóstico.

Generalmente, estos síntomas se descubren entre los tres y los seis años de edad, cuando los padres comienzan a detectar que el comportamiento de sus hijos no es típico, es decir, que son niños especiales que piensan, sienten y viven el mundo que les rodea de manera diferente.

Señales del síndrome

Los pequeños con este trastorno pueden ser catalogados tanto en el hogar como en la escuela como hiperactivos, desobedientes, dominantes, imperativos y demandantes.

“El SA forma parte del espectro autista, pero permite, a quienes lo tienen, pasar por alguien relativamente normal en sociedad. Estos chicos sí establecen una forma de interacción y tienen una buena comunicación y lenguaje, sólo que no comprenden cómo establecer relaciones interpersonales”, indicó el especialista.

De acuerdo con datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC), 1 de cada 88 niños ha sido identificado con un trastorno del espectro autista (TEA).

Este trastorno puede tener variantes que intervienen en las alteraciones del desarrollo, ya que existe la posibilidad de que estén en combinación con un factor medioambiental y su expresión es muy amplia, haciéndolo difícil de reconocer o de confundir con el autismo de alto funcionamiento.

Puntos sobre la íes

A nivel social, la dificultad es que no se relacionan porque no entienden el contexto, tienen lenguaje pedante porque son muy literales, es decir, no entienden segundas intenciones o bromas, hablan en tercera persona. Son muy reservados, vulnerables, ingenuos, nobles y no son agresivos, afirma Carolina Campos, cofundadora de la asociación civil Asperger México.

Las personas con esta condición, que son detectadas a temprana edad, tienen altas posibilidades de ser funcionales socialmente, pero requieren de un plan terapéutico integral diseñado por un especialista.

EDICIÓN

CDMX

22/09/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

TOLUCA

22/09/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

QUERÉTARO

22/09/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

MORELOS

22/09/2018

 

DESCARGA EL PDF

CONVERSACIONES EN FACEBOOK

LO MÁS COMPARTIDO EN VOCES