El regreso de la izquierda a la ciudad

Esta semana Morena registró a sus aspirantes a jefes delegacionales y diputados locales. El hecho tiene muchos significados, el más importante es que se trata del regreso de la izquierda a la Ciudad de México.

No hay que olvidar que la gestación de lo que hoy es Morena se dio precisamente durante la gestión de López Obrador como jefe de gobierno del Distrito Federal. La implementación de leyes como la que otorga el derecho a las personas adultas mayores a recibir una pensión alimentaria, así como la dotación gratuita de útiles escolares a niñas y niños, estudiantes de primaria, inauguró una forma nueva de relacionarse entre el gobierno y la ciudadanía. Ya no fueron las dádivas, sino los derechos. Ya no fue la selección focalizada de los beneficiarios del gobierno, sino la universalización de los programas sociales.

Con Andrés Manuel la gente de la ciudad dejó de ser presa del chantaje del gobierno y se convirtió en ciudadanía con derechos sociales plenos. La ciudad cambió y se creó una mística entre los servidores públicos y legisladores que acompañaron a López Obrador.

El lema grabado en el edificio de la jefatura de gobierno se puso en práctica: Gobernar a la ciudad es servirla.

De hecho, casi todas las leyes y programas sociales que distinguen a la ciudad del resto del país surgieron durante el gobierno de Andrés Manuel y se diferencia perfectamente de cómo debe ser un gobierno de izquierda, respecto de lo que se vive hoy en las delegaciones del Distrito Federal.

Nada tienen que ver con un gobierno de izquierda pedir ‘mordida’ a empresas inmobiliarias para que puedan construir en Coyoacán, ni mandar ‘golpeadores’ a disolver eventos en Gustavo A. Madero, ni mucho menos tiene que ver con la izquierda la privatización de albercas en Tlalpan. Tampoco tiene que ver con la visión de izquierda el dispendio que se vive en la Asamblea Legislativa.

Por desgracia, el PRD se distanció del polo de izquierda y prefirió aliarse con Peña Nieto y, más recientemente, con el partido de Elba Esther Gordillo.

Por eso resulta difícil de creer que la próxima elección en la capital de México vaya a ser una ‘lucha fratricida’ entre las izquierdas porque para eso se necesita que haya dos izquierdas y en el DF sólo hay una izquierda y es Morena.

Una Ciudad de México gobernada por la izquierda es la esperanza de construir un nuevo país.

EDICIÓN

CDMX

20/08/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

TOLUCA

20/08/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

QUERÉTARO

20/08/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

MORELOS

20/08/2018

 

DESCARGA EL PDF

CONVERSACIONES EN FACEBOOK

LO MÁS COMPARTIDO EN VOCES