¿Por qué comemos en exceso?

Mar, 19/11/2013 - 05:00

Hoy día, sabemos que la obesidad es una enfermedad que desencadena otros padecimientos, principalmente: enfermedades cardiovasculares, colesterol alto, presión alta, diabetes mellitus y ciertos tipos de cáncer.

Entonces ¿por qué comer menos y tener una alimentación sana es tan difícil? Un punto de vista tradicional es que la obesidad es resultado de malas decisiones personales, una especie de falla individual en la voluntad o resultado de la ignorancia. Otros quieren encontrar respuestas en la genética, en virus o bacterias o en el uso de otras sustancias; algunos de estos factores pueden influir, pero de ninguna manera explican el aumento explosivo del sobrepeso y la obesidad en las generaciones recientes.

Para la mayoría de los expertos, las causas están en el ambiente: en la escuela, la calle, el trabajo y aún en nuestro propio hogar es cada vez más difícil tener acceso a alimentos sanos; mientras que la comida chatarra o rápida es más barata, se encuentra en todos lados, a toda hora y muchas veces es la única opción.

Por supuesto a nadie lo obligan a comer lo que se vende, pero cuando juntamos todos estos factores, el resultado es la pandemia de obesidad:

· La naturaleza humana nos empuja a comer, no a pasar hambre.

· Las porciones de los alimentos han aumentado, todas las promociones para vender más incluyen más comida a menor precio.

· El azúcar, así como ciertas combinaciones de grasa y sal, son adictivas para algunas personas.

· Más azúcar en la comida y en las bebidas (refrescos, tés, cafés). Un ejemplo es el atole, el original no era dulce, los atoles que más se consumían eran salados y ahora es cada vez más azucarado.

· Vivimos bombardeados por publicidad muy agresiva para consumir alimentos. Aunque la televisión sigue siendo la más relevante, la encontramos en todos lados: videogames, internet, cine, redes sociales.

· Aceptación social para comer en cualquier lugar y a toda hora y más peligrosa aún, la aceptación de alimentos y bebidas que son nocivos para la salud. Esta tolerancia social la podemos ver en películas, novelas, series de televisión, fiestas y celebraciones que refuerzan el consumo de comida rápida y con poco valor nutricional.

· No sólo comemos por hambre, también para satisfacer otras necesidades emocionales.

¿Qué hacer para comer menos?

Por supuesto, no hay una respuesta sencilla, en México se dan pasos con políticas públicas como el impuesto a bebidas azucaradas y comida chatarra, la promesa de la Secretaría de Salud de un nuevo etiquetado o la obligación de informar el contenido calórico en menús que se iniciará en algunas ciudades. La educación para la salud no es suficiente, las frutas y verduras deben ser más accesibles. Algunas otras recomendaciones que los expertos mencionan son:

· Ver los alimentos y bebidas con poco valor nutricional o ingredientes nocivos, como lo que realmente son: enemigos para la salud.

· Enseñarnos a despreciar los comerciales de comida y bebida chatarra.

· Concentrarnos en nuestra decisión de comer alimentos sanos como verduras, leguminosas y frutas.

Se trata de luchar contra la corriente, pero en eso todos podemos ser muy buenos.

Email: [email protected]
Twitter: @olgageorgina

EDICIÓN

CDMX

20/09/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

TOLUCA

20/09/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

QUERÉTARO

20/09/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

MORELOS

20/09/2018

 

DESCARGA EL PDF

CONVERSACIONES EN FACEBOOK

LO MÁS COMPARTIDO EN VOCES