Cuando falta la testosterona

Vie, 19/07/2013 - 05:00

La química en el sexo es mucho más que simplemente tener una atracción por una persona, sentir mariposas en el estómago y creer que la vida es color de rosa, cierto que para que esto ocurra es necesario que varias sustancias hagan de las suyas, pero antes de que estas sean factores para el amor, la química del sexo está diseñado para el bienestar del cuerpo humano.

Entre las hormonas a las que les debemos que el sexo exista está la testosterona, que en ambos sexos es la responsable de generar el deseo sexual y, además, en los varones, de otorgar las características físicas propias de su sexo.

Sin embargo, esta sustancia pese a que desde las primeras semanas de gestación empieza a utilizarse por el cuerpo y persiste hasta la muerte, no siempre sus niveles son adecuados para realizar las funciones fisiológicas que le corresponden.

Cuando la testosterona falta en el cuerpo masculino éste se altera y, con ello, también la conducta sexual. La falta de testosterona le ocurre a algunos hombres y es más común entre los 40 y 50 años, aunque después de la pubertad puede ocurrir a cualquier edad.

Conocido como síndrome por déficit de testosterona, éste se da cuando el testículo produce menos cantidad de esta hormona, lo que en realidad no es equiparable con la menopausia masculina ya que en esta última hay factores más allá de lo bioquímico que intervienen en la crisis sexual como son factores emocionales, sicológicos y hasta ambientales, de pareja y sociales.

Actualmente, a la falta de testosterona en los hombres se le relaciona con trastornos psicológicos metabólicos y sexuales que van en detrimento de la calidad de vida de la persona, el caso más representativo es la disminución de la actividad sexual, la baja de libido, la dificultad para llegar al orgasmo, así como el deterioro de la masa y fuerza muscular.

Por esta causa es que se ha creído durante mucho tiempo que es la causante de la andropausia, pero como ésta baja hormonal no es algo que le ocurre a todos los hombres, pero sí todos presentan andropausia, no son equiparables aunque estén asociadas.

Otras características que se reflejan en la condición física es que se presenta sobrepeso u obesidad, ya que la grasa aumenta en el cuerpo, hay fatiga y menos energía vital y se puede llegar a tener osteoporosis, síndrome metabólico, fallas en la memoria, así como en la capacidad cognitiva y hasta posibles depresiones e insomnio.

Se cree que hasta 40% de los varones lo presenta al rebasar los 50 años, por lo cual es importante tener un diagnóstico a tiempo para hacer un tratamiento individualizado, ya que no todos los hombres lo padecen de la misma manera.

Uno de los factores que ha impedido que este síndrome sea diagnosticado adecuadamente es que no hay una cultura de prevención en la ideología masculina, más aún cuando se trata de temas de índole sexual.

Considerado como un tema de reciente tratamiento, lo que la mayoría de las investigaciones señalan es que la testosterona es una hormona indispensable para la calidad de vida ya que puede prevenir varias enfermedades.

Otro punto en el que coinciden las investigaciones es que con la edad, la cantidad de esta hormona producida por el cuerpo baja, pero no siempre a los niveles que se requieren para diagnosticar a alguien con el síndrome.

Los tratamientos actuales no son muchos y, por lo regular, se trata del uso de cremas o parches y, en ocasiones, de inyecciones de esta hormona en promedio cada tres meses.

EDICIÓN

CDMX

19/08/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

TOLUCA

19/08/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

QUERÉTARO

19/08/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

MORELOS

19/08/2018

 

DESCARGA EL PDF

CONVERSACIONES EN FACEBOOK

LO MÁS COMPARTIDO EN VOCES