El extraño nombre de un cometa

Mar, 16/12/2014 - 05:00

Ha sucedido en el pasado que a más de uno le han visto la cara al venderles los derechos de nombrar a uno de estos astros. No vaya a ser que, aprovechándose del espíritu navideño, el aguinaldo o de la pura ignorancia, algún timador le quiera vender los derechos de la “estrella” de Belén.

Los astrónomos de la antigüedad se dieron cuenta que en la bóveda celeste había varios tipos de astros. Unos brillan más que otros; unos titilan y otros no. Algunos cuerpos ocupan más o menos la misma posición pero otros no. A éstos, por ejemplo, los griegos les llamaron ‘astere planetai’ (estrellas errantes) y les asignaron los nombres de sus dioses más importantes. También, los astrónomos griegos vieron que, de vez en cuando, algunos cuerpos atravesaban el cielo. A esos cuerpos celestes los llamaron cometas (del griego komé o cabellera).

Pero el tema de cómo se asignan los nombres a los astros se remonta a tiempos de Galileo. Resulta que para financiar sus observaciones, Galileo le propuso al duque Cosme II de Medici que a cambio del dinero le daría su nombre a un grupo de estrellas que descubrió el 7 de enero de 1610, mientras observaba a Júpiter. Se nombraron así la Estrellas Mediceas.

Después vendrían otros astrónomos que bautizarían con sus nombres a los objetos que descubrían. La Luna tiene cráteres con nombres de astrónomos. En Marte hay sitios dedicados a escritores de ciencia ficción. En otras lunas, los hay con nombres de obras de Shakespeare. Y qué decir del cometa Haley, muy famoso entre los mexicanos, aunque no se llama así en honor de un cantante de rock and roll, sino a su descubridor en 1682: Edmund Haley.

Actualmente, la División 12, Comisión 5 de la Unión Astronómica Internacional (IUA por sus siglas en inglés) es la única autorizada para nombrar cometas y demás astros, con una nomenclatura muy estricta. Por ejemplo en: C/2010 G2 (Hill). C quiere decir que se trata de un cometa no periódico, de lo contrario llevaría también la letra P. 2010 es el año en que se descubrió. G es la séptima quincena del año (primera de abril) y 2, que fue el segundo cometa descubierto en ese lapso. Y entre paréntesis va el apellido del descubridor.

EDICIÓN

CDMX

09/12/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

TOLUCA

09/12/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

QUERÉTARO

09/12/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

MORELOS

09/12/2018

 

DESCARGA EL PDF

CONVERSACIONES EN FACEBOOK

LO MÁS COMPARTIDO EN VOCES