Alimentos frescos y su cuidado

Vie, 16/08/2013 - 05:00

Siga estos consejos para evitar la intoxicación alimentaria con productos frescos, crudos y jugos recién exprimidos:

Ir al mandado tiene sus secretos: sobre todo cuando se trata de comprar alimento bueno y nutritivo, expertos recomiendan elegir productos frescos que no estén magullados o dañados y, en su caso, seleccionar los que están refrigerados o sobre hielo.

Si se va al súper hay que colocar frutas y verduras frescas en bolsas y mantener la carne cruda de res, aves, pescados y mariscos en el carrito de la compra con sus bolsas.

A buena temperatura

Al llegar al hogar se debe almacenar correctamente, mantener frutas y verduras perecederas a una temperatura de 40 grados °F (4.4 °C) o menos, incluyendo todos los productos frescos previamente cortados o pelados.

Lavar muy bien bajo agua corriente antes de comer, cortar o cocinar. Para los productos frescos ya envasados, lea la etiqueta en el paquete: si dice que están lavados y listos para el consumo, puede comerlos sin necesidad de lavarlos de nuevo.

Recuerde: aunque pele los productos frescos, es importante lavarlos primero para que la tierra y las bacterias no se transfieran desde el exterior al interior cuando los corte.

Un paso más

Preparar de forma segura: corte las áreas dañadas o magulladas de las frutas y verduras frescas antes de prepararlas y/o comerlas. Y si parecen estar podridas, descártelas.

Evitar la contaminación cruzada: lave las tablas de cortar, los platos, los utensilios y las encimeras de la cocina con agua caliente y jabón entre la preparación de la carne cruda de res, aves, pescado y mariscos y la preparación de los productos frescos que no va a cocinar.

Considere usar tablas separadas de cortar: una para las carnes de res, aves, pescados y mariscos, y otra para las frutas y verduras. Si utiliza tablas de cortar plásticas u otras hechas de materiales no porosos, lávelas después de cada uso. Y lávese siempre las manos antes y después de preparar comidas.

Prevención, escudo real

Los niños, adultos mayores y personas con sistemas inmunológicos debilitados corren el riesgo de contraer enfermedades graves si beben jugos que no han sido pasteurizados o tratados de alguna otra manera para controlar las bacterias dañinas.

Busque productos pasteurizados o tratados de otro modo en las secciones de alimentos refrigerados o congelados de su tienda de comestibles, o en envases no refrigerados, como jugo en cajas, botellas o latas.

Mantenga la seguridad de todos sus alimentos siguiendo los cuatro pasos para la seguridad alimentaria: limpiar las manos y superficies con frecuencia; separar la carne cruda de res, aves, pescados y mariscos de otros alimentos, sobre todo los que están listos para consumirse; cocinar la comida a la temperatura adecuada para garantizar su consumo seguro, y refrigerar los alimentos de inmediato.

EDICIÓN

CDMX

20/09/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

TOLUCA

20/09/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

QUERÉTARO

20/09/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

MORELOS

20/09/2018

 

DESCARGA EL PDF

CONVERSACIONES EN FACEBOOK

LO MÁS COMPARTIDO EN VOCES