No es lo mismo pero es igual

Mié, 16/07/2014 - 05:00

Aquí se había advertido que entre los muchos puntos que favorecen al capital privado, las iniciativas de leyes secundarias en materia energética reglamentan la posibilidad de que el gobierno expropiara por causas de utilidad pública terrenos particulares o ejidales en los que hubiera petróleo o gas, a favor de los contratistas autorizados.

Comisiones del Senado, al dictaminar ayer las iniciativas de leyes energéticas, eliminaron el término expropiación e incorporaron la figura de ocupación temporal.

Ésta considera una serie de contraprestaciones que las empresas deberán pagar a los propietarios de los predios. Habrá, entre otras, el pago de una renta por concepto de ocupación, servidumbre y uso de la tierra.

Esto ocurrirá, sobre todo, en el norte del país, pues se sabe que el procedimiento aprobado es para la explotación del gas shale o exquisto, y es en esa parte del país donde se estima que están las mayores reservas.

Y nada más faltaba que no porque, de otra manera, hubiera sido un vil despojo con el alegato de la utilidad pública. Hay, por lo menos, contraprestaciones y qué bueno. Lo que parece claro es que jamás se pagará el equivalente de la inmensa riqueza que particulares extraerán de esos terrenos.

Con ese criterio, resulta lo mismo, aunque no sea igual, una expropiación que una ocupación temporal, y de trampas de este tipo están llenos los dictámenes que mañana subirán al pleno de la Cámara alta y que privatizarán las industrias petrolera y eléctrica del país, además de desmantelar a Pemex y a la CFE.

Éstas, es cierto, no se privatizan, pero se modifica su estructura orgánica para que operen como las privadas. Despojadas así de su carácter público (que antepone a otros fines los estrictamente utilitarios), las coloca en desventaja frente a las grandes transnacionales. Por eso el aserto de que terminarán desmanteladas.

Entre las modificaciones a la iniciativa original aprobadas ayer en Comisiones, están:

1. Se adelanta de 2020 al primero de enero de 2018, la liberación de los precios de las gasolinas y el diesel, aunque podría ser antes si las condiciones lo permiten.

Esto, a no dudarlo, disparará los precios pues se quitará el actual subsidio y pondrá a competir a las estaciones de servicio de Pemex con las de las grandes transnacionales.

2. Se elimina el subsidio generalizado en el pago por el servicio de luz. En la misma lógica, habrá aumento de tarifas aunque se establezca que los subsidios serán focalizados para quienes realmente lo necesiten (¿?).

3. Se expiden la Ley de Pemex y la Ley de la CFE, además de que se reforman la de Entidades Paraestatales y la de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público. En este tema, las comisiones aprobaron que los nombramientos de consejeros de Pemex y la CFE, será propuesta del Presidente, con la ratificación por mayoría calificada del Senado. Si fueran rechazados por los legisladores en dos ocasiones, la tercera sería designación directa del Ejecutivo.

Instantáneas.

1. RESTRICCIONES. El gobierno del Distrito Federal aplicará desde hoy restricciones a la circulación de vehículos de carga con peso superior a las tres y media toneladas con placas del transporte público federal, el estado de México, el DF y otras entidades. No podrán circular de siete a nueve de la mañana, de lunes a viernes, por avenidas de la capital aquellos camiones de carga pesada que ingresen por las autopistas de Querétaro, Puebla, Toluca, Cuernavaca, Texcoco y Pachuca.

2. RÉPLICA. A propósito de la anterior entrega titulada "La plaga de los microbuseros", un amable lector recriminó que se escribiera sobre el tema sin hacer una investigación adecuada y argumentó que lo que ocurre con ese servicio de transporte público es que la tarifa autorizada es muy baja y es insuficiente para mejorar su calidad. Es obvio que los concesionarios busquen una utilidad, pero ese argumento no resiste la realidad: pésimo y peligroso servicio.

3. FRONTERA. Al anuncio de ayer sobre la creación de una coordinación para la frontera sur, que dependerá de la Segob, y al frente de la cual quedará Humberto Mayans, vendrán otros que representarán un cambio radical en las políticas públicas aplicadas ahora sobre el tema. Habrá, hasta donde se sabe, permisos temporales para que migrantes centroamericanos entren a trabajar a las entidades del suroeste del país y se evitará la entrada de aquellos que pretenden ir hacia Estados Unidos sin la visa correspondiente. La porosa frontera sur será controlada.

Ojalá no dé lugar a más corrupción y tensiones sociales.

[email protected] @Raul RodríguezC

EDICIÓN

CDMX

10/12/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

TOLUCA

10/12/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

QUERÉTARO

10/12/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

MORELOS

10/12/2018

 

DESCARGA EL PDF

CONVERSACIONES EN FACEBOOK

LO MÁS COMPARTIDO EN VOCES