Antes de reventar

Mié, 16/04/2014 - 05:00

Él mismo, de joven, fue pandillero y porro. Hace ya varios años casi lo matan. Después de eso tocó fondo y decidió cambiar de vida. Han pasado unos 15 años. Ahora atiende a decenas, centenares de chavos con problemas similares. Actualmente, sin embargo, tiene otros problemas: sufre de sobrepeso y ha puesto en riesgo su salud física y emocional.

Todos los días, todas las semanas, Carlos escucha terribles historias de violencia del barrio, algunas con final feliz, muchas otras con final desgraciado. A inicios de este año, se dio cuenta de que si no cuidaba su salud emocional y física, iba a reventar.

Empezó a impulsar una especie de campaña: "mi militancia es mi salud". Comenzó a hacer deporte, a darse cierto tiempo para sí mismo, para divertirse, ir al estadio -le gusta ver los partidos de futbol.

Buscar tiempo para uno mismo, para hacer deporte, parece algo obvio, pero no es así.

Según datos del año pasado, México es el país de los miembros de la OCDE donde más horas se trabaja y menos sueldo se percibe. Nuestra productividad es muy baja, pero también nuestro desgaste como individuos.

También se dio a conocer que México es uno de los países con menos calidad de vida de la OCDE, sólo por encima de Turquía. ¿Por qué? Debido a la inseguridad, el nivel de ingresos, la educación (la peor de la OCDE), la desigualdad (unos pocos muy ricos, otros, una enorme mayoría, muy pobres).

Todo esto conspira para que nosotros los mexicanos seamos un pueblo estresado. Y a eso le sumamos jornadas laborales muy altas. Los mexicanos no tenemos tiempo de hacer deporte, de disfrutar la vida. Y esto es aún peor en una ciudad como la nuestra, donde los trayectos hacia el trabajo suelen ser muy largos.

 Pero además, como todos tienen jornadas de trabajo maratónicas, aquel que se toma tiempo para hacer actividades recreativas es visto como un flojo.

La mayor parte de los factores que desencadenan esta terrible calidad de vida sólo pueden ser resueltos por políticas de Estado (aumentar sueldos, impulsar capacitación, reducir jornadas), pero tomar conciencia de que se nos puede permitir realizar pequeños cambios. Saber que estas enormes jornadas de trabajo afectan y destruyen nuestra salud y -paradójicamente- nuestra productividad laboral, puede ayudarnos no sólo a defender un tiempo para nosotros mismos, sino para hacer cambios en nuestro entorno. Que en el futuro, dicha sociedad sea más feliz.

Glosario de supervivencia

Consejo: "Si me preguntaran cuál es el consejo más importante que podría dar, aquel más útil para los hombres de nuestro siglo, simplemente diría: ‘en nombre de Dios, detente un momento, detén tu trabajo y mira alrededor": León Tolstoi. Escritor ruso.

 
EDICIÓN

CDMX

18/07/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

TOLUCA

18/07/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

QUERÉTARO

18/07/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

MORELOS

18/07/2018

 

DESCARGA EL PDF

CONVERSACIONES EN FACEBOOK

LO MÁS COMPARTIDO EN VOCES