Mitos del virus del papiloma humano II

Mar, 15/04/2014 - 05:00

La infección por el virus del papiloma humano (VPH) es la más frecuente por transmisión sexual: se estima que de 50 a 80% de las personas que alguna vez han tenido relaciones sexuales se infectará, pero la gran mayoría eliminará la infección por sí sola, de manera que sólo una proporción muy pequeña tendrá infección persistente y estará en riesgo de desarrollar cáncer.

La prevención del cáncer cérvico uterino es posible gracias a que las pruebas de detección pueden identificar la infección (prueba de VPH) o las lesiones precursoras (Papanicolaou).

· Cuando la prueba es positiva a la infección por VPH pero no hay lesiones precursoras no está indicado el tratamiento ya que como se mencionó al principio muchas infecciones desaparecen solas, sin embargo, es necesario vigilar que la infección no progrese hacia estas lesiones.

· Cuando se detecta una lesión precursora de alto riesgo, también conocida como displasia moderada o severa o NIC 2 y 3, se trata y de esta manera se detiene el desarrollo del cáncer, con lo cual se hace posible prevenirlo.

Las pruebas de detección también ayudan a diagnosticar el cáncer cérvico uterino en etapas tempranas y tratarlo oportunamente para evitar la muerte. El Papanicolaou se recomienda a partir de los 25 años y la prueba del virus del papiloma a partir de los 35 años de edad. Antes de estas edades la detección puede aumentar el sobretratamiento y causar problemas de salud reproductiva.

Hoy en día se cuenta con dos vacunas muy efectivas para la prevención de los tipos de VPH 16 y 18. Los mitos de hoy son precisamente sobre la inmunización:

Mito: la vacunación contra el VPH no previene el cáncer y pone en riesgo la salud.

Verdad: las dos vacunas son muy seguras y se ha demostrado su efectividad en la prevención de la infección por los tipos de VPH 16 y 18, así como de las lesiones de alto grado precursoras del cáncer. Además tienen protección cruzada contra otros tipos de VPH.

Mito: vacunar a los niños contra el VPH protegerá de la infección en las mujeres.

Verdad: ningún estudio ha demostrado que vacunar a los varones protegerá a las mujeres de manera indirecta, existe la posibilidad de que aún sin infectarse lo puedan transmitir si los genitales se contaminan. Lo más efectivo y correcto es vacunar a todas las niñas de nueve y 10 años, de acuerdo con el esquema actual en México. Si los recursos financieros alcanzan lo mejor es ampliar el grupo de vacunación a las adolescentes como se ha hecho en la mayoría de los países. Cuando las coberturas de vacunación son altas en las niñas y adolescentes, se interrumpe el ciclo de transmisión y se disminuyen las infecciones también en los hombres; a esto se le conoce como "efecto de rebaño".

Mito: la vacunación contra VPH promoverá las relaciones sexuales en las adolescentes.

Verdad: los estudios han mostrado que la vacuna no tiene ninguna influencia en la conducta sexual futura de las niñas, pero sí las protegerá de morir por cáncer.

Mito: con la vacuna ya no será necesaria la detección.

Verdad: la vacuna protege de los tipos de VPH 16 y 18 que causan 70% de los casos de cáncer, será necesario hacerse la detección para evitar que se desarrolle por los otros tipos de VPH no cubiertos por la vacuna.
La vacunación es protección, no dejes pasar la oportunidad.

Correo electrónico: [email protected]
Twitter: @olgageorgina

EDICIÓN

CDMX

11/12/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

TOLUCA

11/12/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

QUERÉTARO

11/12/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

MORELOS

11/12/2018

 

DESCARGA EL PDF

CONVERSACIONES EN FACEBOOK

LO MÁS COMPARTIDO EN VOCES