Erotismo en las manos

Mié, 14/08/2013 - 05:00

El masaje erótico es una forma de estimular el cuerpo entero predisponiéndolo para el sexo, una de las piezas claves es saber cómo hacerlo en diferentes partes del cuerpo; la cabeza, el pecho y la espalda tienen formas distintas de ser estimuladas eróticamente.

Para hacerlo en la cabeza, la pareja se acuesta de espaldas con la cabeza sobre un cojín, mientras quien da el masaje se coloca de rodillas casi pegado a su cabeza para empezar por la frente haciendo un suave recorrido con los dedos desde la nariz hacia el nacimiento del cabello alternando las manos varias veces.

Este masaje estimula el centro energético detrás de la frente relajando a la persona y la erotiza si se incluyen movimientos circulares usando la yema de los dedos sobre el cuero cabelludo, rico en puntos de estimulación sexual.

La oreja es una de las zonas erógenas ultrasensibles del cuerpo y sumamente erógena ya que envía un impulso eléctrico a los genitales, el masaje en la cabeza es buena oportunidad para hacerle cosquillas suaves con la lengua o bien, susurrarle con el aliento.

Sin embargo, no a todo el mundo le gusta que se le acerquen mucho a la oreja, por ello hay que evitarlo a la primera señal de rechazo, ya que la líbido puede esfumarse.

Erotismo en la espalda

Para hacer el masaje en la espalda, la pareja se voltea boca abajo mientras quien da el masaje coloca las palmas de las manos en lo alto de la espalda deslizando las manos suavemente hasta llegar a las nalgas. Es importante colocar un poco de aceite en las manos y calentarlo con el aliento para que éstas resbalen sin problemas por la piel.

El contorno de las nalgas se presiona para deslizar las manos por los costados y remontar hacia las axilas antes de tirar ligeramente de los hombros hacia lo alto para regresar a la posición inicial.

Este movimiento se repite varias veces aumentando la presión de las manos. Lo que ayuda a erotizar a la persona y ponerla en sincronía sexual es la respiración de ambos: se asciende al inspirar y se expira al descender, además reaviva y sensibiliza la piel, así como relaja los músculos haciendo a la persona más receptiva a las caricias.

Erotismo en el pecho

El masaje en el pecho se hace con la pareja boca arriba, con las manos sobre los senos o pectorales, aquí el masajista se puede colocar como estaba o bien situarse a la derecha del compañero sexual a nivel de las caderas.

Se hacen tres movimientos circulares en el sentido de las manecillas del reloj para el seno derecho y en sentido contrario para el izquierdo acercando y alejándolos.

Después se deslizan los dedos desde el pezón hasta el exterior del seno y se amasa delicadamente la piel variando la presión; se termina con suaves besos directo sobre el pecho y presionando con los labios (como mordiendo) los pezones.

También se puede aplicar masaje en la zona del abdomen usando la técnica de las nalgas, sólo por el contorno y subiendo por los costados.

Tanto el pecho como el vientre son de las partes más sensibles, la piel, alrededor de la clavícula es muy fina y por ello receptiva a las caricias. Recuerda que ésta es una zona erógena que, una vez acariciada, entraña la excitación de las zonas primarias, es decir, los órganos sexuales.

EDICIÓN

CDMX

18/09/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

TOLUCA

18/09/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

QUERÉTARO

18/09/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

MORELOS

18/09/2018

 

DESCARGA EL PDF

CONVERSACIONES EN FACEBOOK

LO MÁS COMPARTIDO EN VOCES