Ateroesclerosis, ¿cómo afecta tu salud?

Imagina las paredes de una arteria, normalmente son elásticas y con cada latido llevan sangre rica en oxígeno y nutrientes a todas partes, ahora imagina que se van llenando de unas placas de grasa, colesterol, calcio y otras sustancias que se encuentran en la sangre, se van poniendo rígidas y disminuyen su calibre, de manera que es más difícil que la sangre circule a través de ellas, eso es la ateroesclerosis.

Aunque una arteria se puede llegar a tapar totalmente por la placa, lo más común es que se rompa un pedazo y al desprenderse causa sangrado y se forma un coágulo (trombo). El trombo bloquea la arteria en ese sitio o viaja hasta quedarse atorado en arterias de menor calibre.

La ateroesclerosis afecta todo el cuerpo y puede causar el estrechamiento de las arterias de los ojos, el cerebro, el corazón, los brazos, las piernas, la pelvis o los riñones, por mencionar algunos. En los ojos se manifestará con alteraciones visuales, en las piernas como dolor o úlceras, en la pelvis como incompetencia eréctil o insuficiencia renal, en todo el organismo como hipertensión y, en su forma más grave, como infartos al corazón o embolias cerebrales.

Una vez que se produce el bloqueo, los tejidos dejan de recibir oxígeno y si no se corrige se puede producir daño o la muerte del tejido.

Causas de la ateroesclerosis. Algunas de las causas no son modificables; por ejemplo, la edad y la herencia. Otras tienen que ver con los hábitos que tenemos desde la infancia, como la alimentación y la actividad física o que iniciamos en la adolescencia como las adicciones al tabaco o el alcohol. Al llegar a la edad adulta, la diabetes, la hipertensión o el colesterol alto, agravan la ateroesclerosis, por lo que siempre será necesario tenerlas bajo control.

Ahora, ¿te imaginas el estrés de tu cuerpo cuando tienes dos o más factores de riesgo? ¿fumas? ¿tienes mala alimentación? ¿bebes refresco? ¿no haces ejercicio? Piénsalo otra vez, es más difícil disfrutar la vida cuando se está enfermo/a y una desventaja de la ateroesclerosis es que no puede revertirse, sin embargo, se puede prevenir o hacer más lenta su progresión.
Prevención.

· Deja de fumar. El cambio más importante que puedes hacer para mejorar tu salud, es abandonar el cigarrillo. Si dejas de fumar antes de los 45 años, tu riesgo de morir por una enfermedad cardiovascular será igual al de una persona que nunca fumó.

· Haz ejercicio, por lo menos 30 minutos diarios si no tienes sobrepeso y de 60 a 90 minutos si estás pasado/a de peso.

· Come más frutas y verduras, pescado (asado o cocido), prefiere las carnes sin grasa y evita la ‘chatarra' y las fritangas.

· Hazte la detección del colesterol cada tres años a partir de los 45 años o después de los 20 años si tienes obesidad o antecedentes de familiares con enfermedades del corazón.

· Controla la presión y el azúcar en la sangre. Toda persona debe mantener su presión por debajo de 140/90 y preferentemente por debajo de 130/80. Por otro lado, el azúcar en la sangre en ayunas no debe ser mayor a 126 mg/dL.

Cuídate, adopta una vida más sana.

Twitter: @olgageorgina
Correo: [email protected]

EDICIÓN

CDMX

16/12/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

TOLUCA

16/12/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

QUERÉTARO

16/12/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

MORELOS

16/12/2018

 

DESCARGA EL PDF

CONVERSACIONES EN FACEBOOK

LO MÁS COMPARTIDO EN VOCES