Los maestros están en todas partes

Mar, 14/05/2013 - 01:00

Están por doquier, listos para enseñar cuando uno lo necesita. Me refiero a los maestros, pero no sólo a los que enseñan en las escuelas, que una gran labor hacen al transmitir valores, ideas y actitudes positivas. Se trata de las personas que día tras día, a cada momento hacen algo de lo cual podemos aprender. No necesitan hablar. Aprendemos sólo por ver cómo actúan. En ocasiones el encuentro dura sólo unos minutos, pero es suficiente para encontrar un aprendizaje significativo que puede durar toda una vida.

Entran en la categoría de "maestros involuntarios" los vecinos, los amigos, la pareja, el empleado del banco, el limpiaparabrisas, casi todo el mundo. Por medio de sus actos, son ejemplo de lo que funciona y de lo que no. Los vecinos que con gusto te saludan al encontrarte por la mañana, te muestran lo agradable que es la cordialidad. De igual manera, los que ni siquiera voltean a verte, te pueden reflejar la indiferencia que en algún momento tú mismo muestras a otros. Al ayudarte en tiempos difíciles, tus amigos te enseñan a ser generoso, así, sin usar una sola palabra. Cuando eres testigo de los errores que tus amigos cometen, te dan pistas sobre lo que más te conviene. Y entonces haces como dicta el famoso refrán y "pones tus barbas a remojar".

Quizás uno de los más grandes maestros con que cuentas es tu pareja. Hay tantas cosas en las que los miembros de una pareja son opuestos, que cada uno de ellos se convierte en un excelente modelo y complemento del otro. Por ejemplo, a veces uno de ellos tiende a estresarse fácilmente por las cuestiones cotidianas y el otro se inclina por tomarse las cosas con mayor soltura. En este caso, al tomar al compañero de vida como modelo, cada miembro de la pareja puede lograr un mayor equilibrio en ese aspecto en particular.

El agrio empleado del banco o de una oficina burocrática, quizás de manera involuntaria, también tiene una lección que enseñarnos: que es terrible amargarse el tiempo de trabajo cuando se puede trabajar con mayor entusiasmo. La señora mayor que en el supermercado amablemente nos ayuda a poner las compras en bolsas, nos enseña que hay una gran dignidad en el trabajo y que se puede hacer de éste algo disfrutable.

De los limpiaparabrisas se puede aprender que la vida para algunos es mucho más difícil que para uno mismo. El sufrimiento de otros y la entereza con que enfrentan la adversidad nos ofrece una gran lección. En mi caso, son mis pacientes los que me enseñan, cuando comparten sus dificultades para que los ayude a encontrar sus propias soluciones; cuando veo la fortaleza con que encaran las vicisitudes, actitud que me anima a echar mano de mi propia fuerza; cuando veo su intención de salir adelante, conscientes del esfuerzo que esto conlleva y encuentro inspiración en su determinación.

Los familiares tienen mucho que enseñar, en lo positivo y lo negativo. Nuestros abuelos mostraron el camino a nuestros padres, quienes a su vez nos transmitieron los valores con que contamos. Así, enseñamos a los hijos cómo tratar al prójimo. Pero además, tenemos la posibilidad de mejorar su enseñanza. ¿Cómo? Por medio del crecimiento personal que logremos.

Como decía al principio, con frecuencia hay un maestro a la mano, siempre y cuando sepamos reconocerlo. Voltea a tu alrededor y pregúntate qué puedes aprender de una persona que en este momento está en tu campo de visión. Este puede ser un ejercicio muy interesante y enriquecedor, sobre todo si lo haces con cierta frecuencia. Está atento a los que tienen algo que enseñarte. Están en todas partes, sólo hay que tener el deseo de aprender.

CITA:
"El trabajo del maestro no consiste tanto en enseñar todo lo aprendible, como en producir en el alumno amor y estima por el conocimiento"
JOHN LOCKE PENSADOR INGLÉS

RECOMENDACIÓN:
Cadena de Favores
Director: Mimi Leder
Sinopsis: Trevor es un niño que tiene problemas, ya que sufre el alcoholismo de su madre y la ausencia de su padre. Mr. Simonet es un maestro muy estricto, quien le deja una tarea muy especial: tiene que pensar en cómo cambiar algo del mundo y ponerlo en práctica.

DATO INTERESANTE:
Ciertas actitudes de los padres, como enseñar con el ejemplo y promover la solidaridad, son clave en la enseñanza de los hijos, en el intento por transformarlos en personas íntegras. (biobiochile.cl)

 
EDICIÓN

CDMX

16/07/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

TOLUCA

16/07/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

QUERÉTARO

16/07/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

MORELOS

16/07/2018

 

DESCARGA EL PDF

CONVERSACIONES EN FACEBOOK

LO MÁS COMPARTIDO EN VOCES