Cáncer, cuando sucede

Mar, 14/05/2013 - 01:00

La probabilidad de tener cáncer es siempre amenazante y trastorna la vida de las personas, de sus familiares y de amigos/as. Cada quien reacciona y enfrenta el diagnóstico de forma diferente, y aunque se experimentan sentimientos de pérdida, de confusión y de mucho estrés, debe prevalecer la fortaleza y el optimismo, porque ahora los tratamientos ofrecen más oportunidades de vencerlo y salir adelante.

Todos los tipos de cáncer requieren para su diagnóstico una serie de pruebas que comienzan con una historia clínica y un examen físico detallados. De acuerdo con los resultados de los síntomas y la revisión física, el personal médico va a proponer se realicen una serie de pruebas. Para el diagnóstico de la mayoría de los tipos de cáncer se van a necesitar pruebas de sangre, de imagen y de muestras de células o tejido.

· Sangre. Según el tumor que se sospeche, pueden ser desde el conteo de glóbulos, pruebas de funcionamiento de órganos, de hormonas o marcadores tumorales.

· Imagen. También dependen del cáncer que se sospeche; pueden ser: rayos X, mastografía, ultrasonido, tomografía computarizada (TC), resonancia magnética nuclear (RMN), gammagrafía o endoscopia.

· Histología. La única forma de saber con seguridad que un tumor es maligno es con el estudio de una muestra de células o tejidos del tumor (biopsia) bajo el microscopio. Dependiendo de la ubicación del tumor, la biopsia puede ser un procedimiento sencillo o requerir una operación. Las técnicas más modernas tratan de evitar en lo posible las cirugías.

Otras pruebas que pueden ser necesarias son: de orina, de líquido cefalorraquídeo, de líquido pleural, de heces, de exudado nasal o genéticas.

Para completar el diagnóstico del cáncer es necesario etapificarlo y darle un grado al tumor. La etapificación nos dice qué tan avanzado es y el grado qué tan agresivo es y las probabilidades de que se vaya a otras partes del cuerpo. De manera general la etapa I es la más temprana y la IV la más avanzada.

Situaciones clave para el diagnóstico del cáncer:

· Lo deben hacer médicos especialistas con experiencia en cáncer e intervenir por lo menos: oncólogos, radiólogos y anatomopatólogos.

· El tipo de procedimientos que se necesitan pueden ser costosos o de tecnología que sólo existe en pocos centros hospitalarios. Por este motivo y por requerirse de un equipo de expertos, es mejor acudir desde el inicio a la clínica de la institución donde se es derechohabiente. Para personas sin seguridad social es importante recordar que los tumores más frecuentes y todos los que se presenten en menores de 18 años tienen cubierta la atención en el Seguro Popular.

· No dejar dudas, hablar con el médico acerca del tipo, tamaño y localización del cáncer en el momento del diagnóstico. Si no se comprende algo volver a preguntar, hasta que quede claro.

· Si no estás contenta/o con el diagnóstico o la atención, tienes derecho a pedir una segunda opinión.

· En el diagnóstico no se justifica que las citas para consulta o estudios tarden mucho; de ser así, acude a los módulos de orientación o con los directivos para que te atiendan sin que pase más de una semana entre consultas y estudios.

· Asiste con alguien más al consultorio médico para que te ayude a tomar notas (sí, con pluma y papel) y te ayude a pasar el momento. La mayoría de las veces la angustia del diagnóstico no deja pensar con claridad o concentrarnos en lo que se nos dice, por lo que es importante el apoyo de otra persona.

Mail: [email protected]
Twitter: @olgageorgina

 
EDICIÓN

CDMX

23/07/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

TOLUCA

23/07/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

QUERÉTARO

23/07/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

MORELOS

23/07/2018

 

DESCARGA EL PDF

CONVERSACIONES EN FACEBOOK

LO MÁS COMPARTIDO EN VOCES