Miomas, padecimiento frecuente en la mujer

El mioma o fibroma uterino es una de las tumoraciones benignas más frecuentes en la etapa reproductiva de la mujer. Se trata de un crecimiento de fibras musculares y otros tejidos en la matriz, que puede o no dar síntomas. Son más frecuentes entre los 35 y 45 años de edad, y hasta una de cada cinco mujeres desarrollará síntomas de la enfermedad. No se conoce exactamente qué es lo que los provoca pero se sabe que tienen relación con la actividad hormonal de los estrógenos, que van creciendo lentamente y que entre los factores de riesgo está la obesidad.

Cuando se presentan síntomas, los más comunes son:

· Aumento del sangrado durante la menstruación, que puede durar más de lo normal y que a veces se acompaña de coágulos de sangre.

· Sangrado entre periodos menstruales.

· Necesidad de orinar con más frecuencia.

· Sensación de presión en la parte baja del abdomen.

· Dolor durante las relaciones sexuales.

La mayoría de las veces, después de la menopausia los fibromas reducen su tamaño y dejan de causar síntomas.

Si tienes cualquiera de estas alteraciones, es importante consultar a tu médico/a para evitar las complicaciones que menciono más adelante. El diagnóstico de miomatosis se hace a través de la exploración ginecológica y con apoyo de estudios de imagen como el ultrasonido. También es necesario tener una biometría hemática y pueden ser requeridos otros estudios como Papanicolaou y biopsia endometrial para descartar cáncer.

Aunque la mayoría de las veces no ponen en riesgo la salud, cuando no se atienden de manera adecuada y oportuna los miomas pueden tener complicaciones.

Los problemas frecuentes que se deben prevenir y tratar:

· Anemia, por sangrados más abundantes.

· Infecciones urinarias, si el tumor comprime la vejiga y no deja que se vacíe toda.

Poco frecuentes:

· Leiomiosarcomas, es cuando se maligniza la lesión y se desarrolla cáncer.

· Infertilidad, se cree que se relaciona a los miomas del tipo submucoso.

· Embarazo prematuro, por falta de espacio en el útero.

· Sangrado abundante después del parto.

Complicaciones graves que requieren atención urgente:

· Dolor intenso o sangrado excesivamente abundante; el dolor puede ser por torsión del mioma.

El tratamiento de los fibromas uterinos depende de la edad, del deseo de tener hijos y del riesgo quirúrgico. Los más comunes son:

· Histerectomía (cirugía mayor en la que se quita la matriz), se ofrece cuando los síntomas son importantes y la mujer ya no quiere tener hijos. En este caso se debe recibir orientación psicosexual por el médico tratante.

· Miomectomía (cirugía en la que se quitan sólo los miomas), se ofrece cuando se quiere conservar el útero.

· Inserción de DIU con progesterona, para disminuir los sangrados cuando se quiere conservar el útero.

No lo dejes para después, atiende tu salud.

Correo: [email protected]
Twitter: @olgageorgina

EDICIÓN

CDMX

22/09/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

TOLUCA

22/09/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

QUERÉTARO

22/09/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

MORELOS

22/09/2018

 

DESCARGA EL PDF

CONVERSACIONES EN FACEBOOK

LO MÁS COMPARTIDO EN VOCES