Los peligros de la sal

Mar, 09/09/2014 - 05:00

Uno de mis cuentos de la infancia favoritos fue el de Las tres hijas del rey, aquél en el que una de las princesas, la menor y más encantadora, le dice a su padre que lo necesita tanto como los alimentos a la sal y él se siente despreciado, la deja sin herencia y la corre del palacio, al final el padre comprende el gran significado del amor de su hija y el cuento tiene un final feliz.

El gusto que tenemos por la sal no es sólo por el sabor que da a los alimentos, la sal de cocina tiene 40% de sodio, mineral indispensable para la vida ya que equilibra el volumen de la sangre, controla la presión arterial y ayuda a conducir la energía eléctrica para que los músculos y nervios funcionen bien. La Organización Mundial de la Salud recomienda para una dieta saludable no consumir más de 2 gramos de sodio al día, equivalentes a 5 gramos de sal de mesa (una cucharadita).

La sal es un ejemplo de algo que es bueno y necesario, pero que en exceso resulta muy perjudicial y debemos conocer sus efectos para evitar todos los daños que causa en el organismo.

¿Qué pasa si consumes exceso de sal?

· Aumenta el apetito y la sed, por lo que te hace comer y beber más

· Aumenta la retención de líquidos, sube la presión arterial y sobrecarga el trabajo del corazón y los riñones.

· Aumenta el riesgo de embolia cerebral

· Eleva el riesgo de desarrollar cáncer de estómago

· Favorece las complicaciones en personas que padecen diabetes mellitus, cirrosis, enfermedades del corazón, del hígado y los riñones

· Se elimina más calcio por la orina, lo que predispone a padecer osteoporosis

· Altera tu aspecto, el cuerpo y la cara se ven hinchados y favorece las bolsitas debajo de los ojos

El consumo excesivo de sal es responsable del 32% de los casos de hipertensión arterial y de uno de cada diez infartos del corazón.  El cambio de las dietas tradicionales por una mayor cantidad de alimentos procesados y de comida rápida es la razón principal de que la mayoría de los mexicanos ingiera más del doble de sal recomendada, hasta un 70% de esa sal en exceso viene de alimentos procesados, comida rápida y golosinas como son: sopas instantáneas o en lata, jamón, salchichas, jugo de tomate, salsas, comida congelada, pizzas, sándwiches, hamburguesas, papas fritas, pan blanco, botanas o chamoy, por mencionar algunos.

Se sabe que el paladar se acostumbra a la comida salada, de tal manera que cada vez se puede consumir más si no se tiene cuidado.  Lo mismo funciona al revés, cuando se modera la sal, al principio los alimentos pueden parecer insípidos, pero en un máximo de 3 o 4 semanas, se vuelve a apreciar el sabor de cada uno de los alimentos sin que se extrañe a la sal.

¿Cómo disminuir la ingesta de sal?

· Consume alimentos frescos

· Quita el salero de la mesa

· Comienza a usar menos sal de la que piden las recetas

· Evita o disminuye en lo posible los alimentos procesados y la comida rápida

· En los restaurantes pide tus alimentos sin sal y las ensaladas con el aderezo a un lado para que controles la cantidad

·  Lee las etiquetas, compara productos y escoge el que tenga menos sal.

Los efectos de reducir la sal son inmediatos y pueden ser tan buenos para la salud como dejar de fumar.

Infórmate, cuida tu salud.

Correo electrónico: [email protected]
http://twitter.com/olgageorgina

 
EDICIÓN

CDMX

21/07/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

TOLUCA

21/07/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

QUERÉTARO

21/07/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

MORELOS

21/07/2018

 

DESCARGA EL PDF

CONVERSACIONES EN FACEBOOK

LO MÁS COMPARTIDO EN VOCES