Atrapados entre la depresión y la euforia

"A mí se me hace que es bipolar", es la frase que escucho que una persona dice para referirse a los cambios de estado de ánimo de un tercero. Sucede como cuando decimos que estamos deprimidos. Nos referimos comúnmente a la depresión en el lenguaje diario, cuando en realidad queremos decir que estamos tristes. No sabemos realmente qué implica un trastorno como la depresión.

¿Inestable o bipolar?

Hay una diferencia entre los cambios del estado de ánimo de alguien emocionalmente inestable y una persona con trastorno bipolar. Lo que marca la diferencia es la frecuencia, intensidad y duración de los periodos de euforia y depresión, de alta y baja energía. El trastorno bipolar es una condición mental que lleva a cambios extremos del estado de ánimo, de la energía y del sueño. El padecimiento afecta la vida de la persona en áreas básicas, como el trabajo, la familia, la escuela y los amigos.

Este desorden mental no es fácil de diagnosticar, pues fácilmente se confunde con otros, como el déficit de atención con hiperactividad. Aun así, se reporta que afecta a 4% de la población mundial. Los síntomas inician en la adolescencia o alrededor de los 20 años, aunque también pueden surgir más tarde.

Una montaña rusa emocional

Las emociones de una persona con trastorno bipolar se intensifican y magnifican inesperadamente. Los periodos de depresión o manía pueden durar semanas o meses, sobre todo las fases depresivas. La persona también tiene lapsos prolongados de funcionamiento normal. Investigadores dicen que alguien con este trastorno puede llegar a tener, a lo largo de su vida, entre ocho y nueve ciclos que van de la euforia a la depresión.

Los periodos de energía alta, de manía, se caracterizan en lo emocional por muestras de euforia; en la conducta, por la energía excesiva; en el pensamiento, por la claridad y velocidad de las ideas. También puede haber agitación, agresividad, inquietud e irritabilidad. En este estado, la persona fácilmente se involucra en actividades de alto riesgo, puede entregarse a "arranques de compras y consumismo"; puede impulsivamente renunciar a su trabajo, manejar de manera peligrosa, hablar y pensar con rapidez.

Los periodos de energía baja, depresivos, se manifiestan en lo emocional por la tristeza; en el comportamiento, por la fatiga; en el pensamiento, por la confusión y lentitud: le cuesta concentrarse. La persona deprimida duerme mucho y se le dificulta levantarse en la mañana o bien, puede padecer insomnio. Sus hábitos de alimentación se ven alterados: come demasiado o muy poco. Siente una tristeza extrema y desesperanza. Pierde interés en actividades que anteriormente disfrutaba. Es común que la persona bipolar se sienta culpable por su comportamiento excesivo durante la fase de agitación extrema.

¿Qué lo ocasiona?
No se sabe bien qué causa el trastorno bipolar, pero hay varios factores que contribuyen a su aparición. El factor genético es uno de ellos: las personas con familiares con este trastorno tienen una mayor probabilidad de desarrollarlo. En el origen también influyen algunos componentes biológicos, como la alteración de ciertos niveles químicos en el cerebro o el desequilibrio hormonal. El estrés, por ejemplo, por cambios drásticos en la vida o por la privación del sueño puede disparar este desequilibrio mental. El abuso de sustancias es un elemento que, combinado con otros de los ya mencionados, podría llevar a un trastorno de este tipo. No basta con uno solo de estos factores para que tenga lugar el desorden mental.

CITA:
"Es como si mi vida la manejaran dos corrientes: una altamente positiva y otra desesperantemente negativa. La que domina en cada momento rige mi vida y la inunda" SYLVIA PLATH, POETISA ESTADOUNIDENSE

DATO INTERESANTE:
Más de 16% de la población total en México presenta en algún momento de su vida una enfermedad mental. Sin embargo, tardan hasta 12 años en ser diagnosticados correctamente. Uno de los desórdenes mentales más comunes es el trastorno bipolar. (esmas.com)

RECOMENDACIONES:
Los Juegos Del Destino
Director: David O. Russell
Sinopsis: Después de haber estado internado en una institución mental por trastorno bipolar, el protagonista trata de reconstruir su vida y recuperar a su esposa. Algo inesperado le da un giro a la historia.

EDICIÓN

CDMX

11/12/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

TOLUCA

11/12/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

QUERÉTARO

11/12/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

MORELOS

11/12/2018

 

DESCARGA EL PDF

CONVERSACIONES EN FACEBOOK

LO MÁS COMPARTIDO EN VOCES