Escenario de la economía mexicana para el 2016

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público dio a conocer, en días pasados, los “Pre-Criterios de política económica”, que sientan las bases para la elaboración y discusión de la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos de la Federación para el 2016. En particular, este año el documento reviste singular importancia ya que presenta y define la manera en que el gobierno federal enfrentará el ajuste de sus finanzas públicas ante la caída de los precios del petróleo, la volatilidad de los mercados financieros y la reducción en la plataforma de producción de petróleo que se han traducido en menores ingresos para la economía mexicana.

De esta manera, considera un marco macroeconómico con los siguientes escenarios para el próximo año: un crecimiento real del PIB entre 3.3 a 4.3 por ciento; una expectativa de inflación de 3 por ciento; un tipo de cambio de 14.5 pesos por dólar; una tasa de interés de 4.1%; un precio promedio de la mezcla mexicana de exportación de 55 dólares por barril; una plataforma de producción y exportación promedio de petróleo de 2,400 y 1,065 millones de barriles diarios, respectivamente; y un balance presupuestario de -0.5% del PIB.

Considerando la evolución esperada de tales variables económicas, se estiman ingresos presupuestarios por 4,074 miles de millones de pesos y un gasto neto por 4,660 miles de millones, lo que implica reducciones de 2.1% en el primer caso y 3.5% en el segundo, respecto a lo aprobado para este año.

Por lo anterior, se anunció desde el 30 de enero pasado, un ajuste preventivo de gasto por un monto de 124.3 mil millones de pesos, equivalente al 0.7% del PIB, y se estima un ajuste adicional por 135 mil millones para 2016, a efecto de mantener la trayectoria de déficit decreciente comprometido por el gobierno de la República. También, la SHCP refrenda la decisión de mantener una política de no aumentar impuestos y de no recurrir a mayor endeudamiento ante un escenario de menores ingresos petroleros.

El documento precisa que desde enero se empezó a trabajar en la reingeniería del gasto público con un enfoque de Presupuesto Base Cero, lo que implica una revisión a fondo de los programas presupuestarios así como de las Unidades Administrativas de la Administración Pública Federal, con el objetivo de identificar complementariedades, similitudes o duplicidades en los programas y estructuras; priorizar los programas presupuestarios conforme a las Metas Nacionales y con base en su desempeño; y establecer criterios adicionales para la prelación de programas y proyectos de inversión con base en criterios de rentabilidad social y económica.

Independientemente de las vicisitudes del contexto internacional, en el Senado de la República estaremos atentos para que las medidas de política económica propuestas contribuyan a una mayor eficiencia del gasto, manteniendo los niveles de déficit fiscal establecidos. La Reforma Hacendaria, propuesta por el presidente Enrique Peña Nieto, discutida y aprobada en el Congreso de la Unión, permitirá que la trayectoria de dicho ajuste sea gradual, ordenada y manteniendo un manejo responsable de las finanzas públicas y la estabilidad macroeconómica. Ello constituye una premisa indispensable para lograr un crecimiento económico sostenido que coadyuve al bienestar de las familias mexicanas.

*Senadora de la República
Secretaria de Mesa Directiva
lilia.[email protected]
 
EDICIÓN

CDMX

21/07/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

TOLUCA

21/07/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

QUERÉTARO

21/07/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

MORELOS

21/07/2018

 

DESCARGA EL PDF

CONVERSACIONES EN FACEBOOK

LO MÁS COMPARTIDO EN VOCES