¡Qué basurero!

Lun, 09/02/2015 - 05:00

Nada bien cayó en el gobierno de Enrique Peña Nieto y menos en la Procuraduría General de la República del cansado Jesús Murillo Karam, el informe que presentó el sábado pasado el “Equipo Argentino de Antropología Forense” (EAAF) sobre las investigaciones del crimen de los jóvenes de Ayotzinapa.

Y no era para menos, pues puso en duda la actuación de la PGR y denunció inconsistencias y errores que sólo le restan más credibilidad a la afirmación de que los 43 jóvenes fueron quemados en el basurero de Cocula.

El documento de 16 hojas, que usted puede consultar íntegro en: http://goo.gl/78GuFw, documenta entre otras cosas lo siguiente:

1. La recolección de evidencia por buzos de la Marina en el río San Juan Cocula no contó con la presencia del EAAF, no obstante el acuerdo tomado con el gobierno de que estos afamados peritos fueran llamados a todas las diligencias en apoyo a los padres de las víctimas. Los forenses argentinos fueron convocados por la PGR el 7 de noviembre de 2014 y la entrega de la bolsa con restos fue hecha por los buzos a la PGR el 29 de octubre de 2014. Cuando el EAAF llegó, un número importante de fragmentos, “aparentemente provenientes de la bolsa”, se encontraban ya expuestos sobre una lona.

2. En la recolección de evidencia realizada por la PGR el 15 de noviembre de 2014, no se convocó a los argentinos y, por lo tanto, no estuvieron ahí. En dicha diligencia, la PGR recogió evidencia consistente en 42 elementos balísticos, muestras de tierra y otros elementos no biológicos. De ahí que el EAAF, solicitara a la PGR evaluarla o excluirla.

3. El basurero estuvo sin custodia permanente del 7 y el 27 de noviembre de 2014, como lo exige el resguardo del lugar donde se cometió un crimen. Los argentinos pidieron que se resolviera esta grave deficiencia en el proceso de investigación y advirtieron que el hecho de haber permanecido 20 días sin vigilancia, podría dar lugar a que fuera desestimada la evidencia adquirida en esas condiciones.

4. A la Universidad de Innsbruck, Austria, la PGR envió perfiles genéticos de 134 familiares de los normalistas. El EAAF mandó 135 de los mismos familiares. Las muestras de la procuraduría fueron procesadas en su laboratorio de genética, mientras que las del equipo argentino se procesaron en el laboratorio “The Bode Technology Group” en EU. Ambos equipos enviaron a Innsbruck, vía correo electrónico, sus resultados. Sin embargo, al comparar los perfiles genéticos, el EAAF notó diferencias en 20 de los 134 perfiles que la PGR tenía en común con los peritos argentinos, lo que, afirman ellos mismos, es inusual. Estos perfiles afectaban a 16 familias de los 43 estudiantes. La PGR tuvo que reconocer tales diferencias que atribuyó a errores de su laboratorio, sin que ampliara la explicación correspondiente. Respecto a esto, Murillo Karam resolvió que Servicios Periciales informara a Innsbruck que sólo tomara como válidos los perfiles procesados por el EAAF y que presentara en la averiguación previa un dictamen que rectificara los de la PGR que tenían errores. Los argentinos dicen no tener hasta ahora la certeza de que esas disposiciones se hayan cumplido.

5. En su informe del 27 de enero pasado, la PGR argumentó y dijo que en el basurero de Cocula se había registrado un único fuego entre el 26 y el 27 de septiembre de 2014. Los peritos argentinos muestran evidencia satelital de que en ese sitio también hubo fuego el 12 de octubre de 2010, el 28 de octubre de 2013 y el 16 de noviembre de 2013. Por ello, consideran que la evidencia física presentada (como dientes, vidrios, alumnios), pueden no corresponder a los incidentes del 26-27 de septiembre del año pasado.

6. El EAAF encontró en el basurero de Cocula evidencia de restos humanos no correspondientes a los normalistas. Es el caso de una prótesis dental que se confrontó con información física médica y dental obtenida de familiares de los jóvenes de Ayotzinapa y que confirman que ninguno de los 43 la usaba.

7. Falta por procesar mucha evidencia recogida del basurero de Cocula, por lo que no se puede cerrar el caso.

Con todos estos argumentos los peritos del EAAF sostienen que la PGR no tiene pruebas científicas de que los 43 fueron quemados y que ellos no han obtenido las suficientes para establecer que los restos son de los normalistas de Ayotzinapa. Un verdadero basurero de la PGR lo del basurero de Cocula.

EDICIÓN

CDMX

10/12/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

TOLUCA

10/12/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

QUERÉTARO

10/12/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

MORELOS

10/12/2018

 

DESCARGA EL PDF

CONVERSACIONES EN FACEBOOK

LO MÁS COMPARTIDO EN VOCES