La privatización del tránsito en la Ciudad de México

El Gobierno del DF ha puesto en manos de una empresa privada las multas de tránsito en la ciudad. Resulta que la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSP-DF) contrató, de manera exclusiva y poco clara, a la empresa Autotraffic SA de CV para operar las llamadas fotomultas, el sistema que validará parte del proceso de imposición de sanciones a vehículos motores.

En realidad, y lamentablemente, este contrato se trata de acciones más orientadas al negocio e incrementar la recaudación, que a crear una cultura cívica y de protección a automovilistas, motociclistas, ciclistas y peatones. De hecho, en el contrato celebrado entre la SSP-DF y Autotraffic (que ha sido ya publicado por varios medios de comunicación) se habla de una cuota mínima de infracciones mensuales a registrar por la empresa concesionaria, de cuyo cobro obtendría el 46% de las multas realizadas. Todo esto al menos por un periodo de dos años cuatro meses, hasta diciembre de 2017.

Es decir, durante este lapso, la empresa tiene que cumplir una cuota diaria de al menos 5 mil infracciones de tránsito para llegar a un mínimo de 150 mil multas mensuales, un millón 800 mil al año, para obtener ganancias que están calculadas en alrededor de 200 millones de pesos mensuales.

Adicionalmente al porcentaje de 46% que recibiría Autotraffic por multa cobrada, la empresa percibirá por concepto de sus servicios 173 millones 856 mil 310 pesos con 79 centavos, mismos que serán pagados por la SSP-DF en tres anualidades.

Por ello, también es necesario que las autoridades capitalinas transparenten los criterios usados para esta asignación directa y esclarezcan por qué no se procedió a abrir otra ronda licitatoria antes de otorgar el contrato de forma directa a Autotraffic.

Por si fuera poco, las autoridades capitalinas no han aclarado en qué se invertirá el monto de lo recaudado por las sanciones de tránsito.

No hay certeza de que los recursos que se obtengan de las fotomultas y no se paguen a Autotraffic se vayan a utilizar en la mejora de vialidades, en la construcción de ciclovías o en nuevas rutas de transporte público, en la reparación y ampliación de banquetas o en la promoción de una nueva cultura vial necesaria para armonizar las distintas formas de movilidad existentes en la capital. La operación de las fotomultas están más orientadas a satisfacer la lógica de beneficio empresarial que a promover el orden y la cultura vial.

Las autoridades del Gobierno del Distrito Federal deben cancelar el contrato suscrito entre la SSP-DF y la empresa Autotraffic SA de CV para la operación de fotomultas y cobro de sanciones. Mantener este contrato es un abuso de autoridad y un acto de desviación colosal de recursos públicos a un particular. Es un negocio privado a costa del erario. En lugar de trasladar 200 millones de pesos a una empresa privada, lo que debe hacer el gobierno de la ciudad, si realmente quiere apoyar a peatones y ciclistas, es realizar un plan de construcción de ciclovías, banquetas y calles peatonales.

 
EDICIÓN

CDMX

21/07/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

TOLUCA

21/07/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

QUERÉTARO

21/07/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

MORELOS

21/07/2018

 

DESCARGA EL PDF

CONVERSACIONES EN FACEBOOK

LO MÁS COMPARTIDO EN VOCES