Vallejo y La Tuta: ¿cuándo?

Mié, 06/08/2014 - 05:00

Los hijos ya están en la cárcel y sujetos a proceso penal. Falta ahora que se aprehenda y procese a sus padres, pues difícilmente podría entenderse el camino delictivo seguido por Húber Gómez Patiño y Rodrigo Vallejo sin la complicidad, o por lo menos encubrimiento, del narcotraficante Servando Gómez Martínez La Tuta y del político Fausto Vallejo. Muchas evidencias los implican a ambos, pero siguen en libertad.

El hijo de La Tuta fue detenido el pasado 20 de junio en Arteaga, localidad de la tierra caliente michoacana considerada como el último refugio del jefe de la organización delictiva Los Caballeros Templarios. Las fuerzas federales ubicaron al joven Húber, quien intentó huir. Cuando fue aprehendido portaba una pistola calibre 45. Prepotente dijo a los federales que era el hijo de La Tuta y que si no lo soltaban, los iba a asesinar.

El hijo del ex gobernador de Michoacán fue pillado y balconeado en un video en que conversa con La Tuta sobre el gobierno de su padre. Le da pormenores al delincuente de su estado de salud y situación política. Además delibera sobre sus posibles sucesores.

Que el hijo de un gobernador constitucional hablará así, abiertamente, con el criminal con quien —aquí lo decíamos— su padre cogobernaba en los hechos, dio lugar a tal presión que Rodrigo Vallejo tuvo que presentarse ante la PGR el viernes pasado, para ser consignado el domingo 3 de agosto por encubrimiento en el penal de Santiaguito de Almoloya, estado de México, donde deberá esperar al sábado próximo para que un juez determine su situación legal.

Los varios videos que hemos visto de La Tuta, sugieren que el líder de Los Caballeros Templarios sigue operado en tierra caliente michoacana donde todos saben de su paradero, menos, qué curioso, el gris gobernador sustituto, Salvador Jara, el fallido virrey Alfredo Castillo, la Policía Federal, los marinos y el Ejército. Servando Gómez Martínez sigue libre pese a todo el aparato volcado en Michoacán por la Federación.

Fausto Vallejo, pese a su lamentable enfermedad, se apersonó el lunes pasado en la PGR para conocer de primera mano la situación legal de su hijo y se escabulló, después de hablar durante varias horas con Tomás Zerón, director de la Agencia Federal de Investigaciones, por una puerta lateral de la Procuraduría.

No es creíble que entre y salga del Ministerio Público federal el hombre cuyo coordinador de campaña y posterior secretario de gobierno y gobernador interino, Jesús Reyna es procesado por sus ya inocultables vínculos con los templarios. Bastaría rascarle en serio para llegar a lamentables conclusiones: el PRI, con Fausto Vallejo, regresó al gobierno michoacano con el apoyo del crimen organizado o por lo menos con el financiamiento de su dinero sucio. Es inverosímil que Vallejo no supiera que Reyna, su principal operador político y financiero trataba, como lo evidencia otro video, con los templarios. Su propio hijo Rodrigo corrobora esos vínculos en su encuentro grabado con La Tuta. ¿O acaso su mal estado de salud lo tenía ya tan postrado que era un títere de la delincuencia política y del narcotráfico?

De la red de complicidades y corrupción entre el poder político y el de la delincuencia, sigue habiendo evidencia contundente. Así lo muestra otro video en el que la también priísta alcaldesa de Pátzcuaro, Salma Karrum Cervantes negocia con otro capo de los templarios y les recrimina que nada hayan hecho para esclarecer el asesinato de su yerno, Jonathan Rondan Pacheco, ocurrido el 28 de febrero de 2013, sobre todo después de los acuerdos mediante los cuales el grupo delincuencial la impulsaría para ser diputada.

Los templarios han grabado a diversos interlocutores en una estrategia que evidencia su control e influencia sobre personajes de todas las fuerzas políticas. Así ha ocurrido con el perredista Julio César Godoy, medio hermano del ex gobernador Leonel Godoy; o el panista Francisco Girón del Toro. La grave situación en Michoacán no está resuelta. Al virrey Castillo parece revertírsele el tema de las autodefensas. Por un lado aquellos a los que se ofreció liberar y siguen en la cárcel y, por otro, el de la traición a uno de sus fundadores, José Mireles. Por si algo faltara, crece el conflicto con los guardias rurales en La Ruana, a quienes ni siquiera se les ha pagado. ([email protected] @Raul RodríguezC raulrodriguezcortes.com.mx  y granangular.mx).

 
EDICIÓN

CDMX

16/07/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

TOLUCA

16/07/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

QUERÉTARO

16/07/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

MORELOS

16/07/2018

 

DESCARGA EL PDF

CONVERSACIONES EN FACEBOOK

LO MÁS COMPARTIDO EN VOCES