Recursos insuficientes para la salud mental

El mes pasado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó el Atlas de Salud Mental 2014, un reporte que habla del progreso a nivel global en los esfuerzos (o las omisiones) de los países para atender la salud mental.

La salud mental es el bienestar emocional, psicológico y social, afecta nuestra forma de pensar, sentir y actuar en el día a día, se manifiesta en la forma como manejamos el estrés y es necesaria para desplegar todas nuestras potencialidades en la convivencia, el trabajo y la recreación.

Para entrar en tema debemos entender que la salud mental no es simple, depende de factores sociales, ambientales, biológicos y psicológicos, e incluye padecimientos diversos como la depresión, la ansiedad, la epilepsia, las demencias, la esquizofrenia y los trastornos del desarrollo en la infancia, muchos de los cuales van en aumento.

De los factores sociales, la salud mental se relaciona al igual que la salud física, con la pobreza, agregando un lastre más a la situación de vulnerabilidad. Pero no es sólo la pobreza, situaciones como la inseguridad, la guerra, los desastres o las crisis económicas tienden a agravarla.

La salud mental también influye sobre la salud física, por ejemplo, aumentando el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares o diabetes y viceversa, ya que los pacientes diabéticos y con enfermedad vascular cerebral se deprimen más y hasta la mitad sufre alteraciones del ánimo.

De acuerdo con la OMS, el 20% de los niños y adolescentes del mundo tiene problemas de salud mental; cerca del 23% de todos los años perdidos por discapacidad son por desórdenes mentales o abuso de drogas; el suicidio es la segunda causa de muerte entre los 15 y 29 años de edad y el 75% de ellos ocurre en países de ingresos bajos o medianos como el nuestro.

No obstante la importancia de la salud mental en nuestras vidas y en el desarrollo social, los países de ingresos bajos y medios, invierten menos de dos dólares por persona al año. En México por ejemplo, del total del presupuesto asignado a la salud, solamente el 2% es orientado a la salud mental y de este monto, el 80% es para la operación de los hospitales psiquiátricos. Somos el país de la OCDE con menos psiquiatras, 1.2 por cada 100 mil habitantes cuando el promedio es de 15.6 y la misma Secretaría de Salud reconoce que son escasos y están mal distribuidos.

¿Qué protege la salud mental? Así como hay factores de riesgo para tener un padecimiento mental, existen factores que protegen y que ayudan a vivir mejor, aquí algunos de ellos:

· Alimentación adecuada, con suficientes verduras y frutas, en las que se evite el exceso de azúcar y grasas.

· Actividad física regular.

· Cercanía con la familia, armonía familiar, responsabilidades en la familia.

· Clima escolar positivo, relaciones cercanas con personas significativas.

· Reglas en la familia y en la escuela en contra de la violencia.

· Optimismo, comunicación afectiva, expresión emocional.

· Valores, autoestima.

· Seguridad económica, trabajo, vivienda digna.

No todos los factores dependen de ti, aún así, es mucho lo que puedes hacer por tu salud mental. Vale la pena.

Twitter: @olgageorgina
[email protected]

EDICIÓN

CDMX

15/12/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

TOLUCA

15/12/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

QUERÉTARO

15/12/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

MORELOS

15/12/2018

 

DESCARGA EL PDF

CONVERSACIONES EN FACEBOOK

LO MÁS COMPARTIDO EN VOCES