Razones para votar y decir sí a México

A unos días de acudir a las urnas para elegir a los mejores perfiles de candidatas y candidatos que representarán los intereses ciudadanos en distintos cargos de representación popular, resulta esencial recordar algunas de las razones para votar de manera informada y responsable este domingo 7 de junio.

Quienes integrarán por mandato de la voluntad general, la LXIII legislatura en la Cámara de Diputados federal —cuyo primer periodo ordinario de sesiones arrancará el próximo 1 de septiembre— cuentan ya con una ambiciosa agenda parlamentaria en términos cuantitativos y cualitativos, independientemente de los asuntos que pretendan impulsar.

Entre los asuntos prioritarios que recuperará el Senado de la República se encuentran la expedición, o en su caso, reforma de la legislación en materia de combate a la corrupción (leyes complementarias); tortura y desaparición forzada; mando único de las policías; ciberdelitos; migración infantil no acompañada; violencia política de género; desindexación del salario mínimo; combate al acoso escolar; transparencia de obras públicas, así como una revisión integral del federalismo; y los mecanismos de participación ciudadana para acceder al poder, incluyendo a los partidos políticos.

De forma complementaria resulta oportuno advertir la necesidad de revisar un tema fundamental para el desarrollo económico de nuestro país, como es la gestión de la tierra, especialmente por el vertiginoso crecimiento de las zonas urbanas que rebasa por mucho la capacidad de respuesta gubernamental a los retos que enfrenta.

Actualmente, el 54% de la población en el mundo habita en áreas urbanas —de acuerdo con el análisis prospectivo de la Organización de las Naciones Unidas, 2014— esta cifra sobrepasará los 6 billones en el 2045. De manera tal que, las ciudades y la gestión del uso del suelo demandan la mayor de nuestras atenciones para poner al día la legislación correspondiente, mediante un equilibrio entre los agentes proveedores de inversión con alta demanda de suelo, frente al derecho humano a la propiedad individual y colectiva; así como el derecho colectivo a vivir en ciudades, ciertamente, sustentables, pero también inclusivas.

En suma, las ciudades deben ser vértice del nuevo dinamismo económico, pero de manera paralela deben evitar convertirse en lugares con población, pero sin ciudadanía, como ya ocurre en algunas latitudes.

La responsabilidad de crear normas que hagan efectivos los derechos fundamentales, requiere analizar y proponer una nueva Ley Territorial con un enfoque multidisciplinario, que contemple una visión económica, legal, antropológica, ambiental, tecnológica, sociológica y política, en aras de habilitar y detonar en México las ciudades del siglo XXI inclusivas, con servicios decantados en el mayor beneficio —lo razonablemente posible— de las personas.

La apuesta es contar con la legislación acorde para enfrentar los desafíos de la masiva urbanización del territorio y armonizarla con los estándares internacionales, sin por ello caer en las políticas públicas globales homogeneizadoras y descontextualizadas.

Por razones como las antes expuestas, vayamos a votar con entusiasmo y de manera informada, para seguir transformando a México en un país competitivo e inclusivo.

*Senadora de la República, secretaria de Mesa Directiva.
Twitter: @LiliaMerodio
Facebook: liliamerodioreza
EDICIÓN

CDMX

19/12/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

TOLUCA

19/12/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

QUERÉTARO

19/12/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

MORELOS

19/12/2018

 

DESCARGA EL PDF

CONVERSACIONES EN FACEBOOK

LO MÁS COMPARTIDO EN VOCES